Por Marcelo Peralta Martínez
supledomingo@cronica.com.ar

Un viejo nosocomio militar es furor en Europa, debido a reiterados episodios de actividad paranormal que en su interior suceden, y se registran casi sin descanso desde hace ya varios años. Este es un lugar cargado de oscuridad y misterio, en el que además, la historia juega un papel preponderante.

Según revelaron diferentes testigos (entrevistados por un medio español) allí se pueden apreciar oscuras apariciones, ruidos y hasta la sombra de una nena, siendo estos los episodios que se repiten con mayor frecuencia. Se trata del Hospital San Pablo emplazado en Sevilla, que carga un polémico pasado y un presente algo aterrador.

El origen

El edificio fue construido bajo el régimen del general y dictador, Francisco Franco, como arreglo del gobierno español para la instalación de recintos militares de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos de América. Según libros especializados, fue el propio dictador quien aceptó que los militares yanquis construyeran esas bases a cambio de ganancias económicas.

De todas estas , una sobresalió: el Hospital San Pablo. Si bien había numerosas habitaciones y no se registraron muchas muertes, su historia paranormal revela inquietantes episodios. Investigadores y expertos como Fátima Barragán y Jesús Camacho recordaron su escalofriante experiencia e indicaron que “allí vi el espectro de una niña, de unos diez años, que tiraron viva a un pozo del lugar y la dejaron morir con una gran agonía”.

Ambos recordaron en que tras su expedición registraron decenas de psicofonías en donde dejan mensajes aterradores del tipo “no estoy muerta”, “estoy aquí” y “ayúdame”.

Javier, un hombre que recorre a menudo al lugar, coincidió. “Una noche pude ver perfectamente el espíritu de una pequeña, de unos diez años, con unas ropas finas, blanquecinas. Cuando me quise enterar de que le sucedió me dijeron que murió ahogada en un pozo cercano y desde entonces se aparece aquí, es muy inquietante y desde entonces, salvo hoy contigo no he vuelto a venir jamás, aquello me marcó e incluso dejé el mundo de la investigación, no todo es tan bonito como lo pintan en la tele”.

Incluso, agregó que “se suelen ver sombras aquí, unas sombras o siluetas oscuras como provocadas por un ser humano pero sin mediar nadie para provocarlas, muy altas y oscuras. Además se ven muchas esferas luminosas, como luminarias dentro del sanatorio”, revelo aún con incertidumbres y un tono confuso el sujeto.

Quien también se animó a dar su testimonio fue Enrique Marques, aficionado a la aeronáutica quien sostuvo: “Estaba cerca del edificio, con el coche estacionado, y viendo como aterrizaban los aviones. Soy un piloto frustrado”, bromeó y continuó diciendo que “la cuestión es que serían las 6 de la tarde, poco más, y sentí como si alguien me llamara, me giré y no vi a nadie y seguí a lo mío. Pero de nuevo sentí como si alguien me llamaraà Fue muy extraño y me comencé a mosquearà Entonces preferí colocarme los auriculares y ver cómo iba el futbolà Pero noté como me llamaban de nuevo y al girarme vi a una niña de unos 9 años o más tras de mí con ropa ligera y mal aspectoà Me dijo: ´Te he llamado, ¿acaso no me has escuchado?´.

Aquella expresión en un crío me extrañó y cuando fui a contestarle fue desvaneciéndose delante mío poco a pocoàSalí corriendo de allí y ahora siempre que voy suelo ir acompañado, le he cogido miedo a ese sitio”. Fuente: andaluciainformacion.es

SIN GENTE: En el olvido

Cuando el aeropuerto de San Pablo funcionaba, la zona disfrutaba de un movimiento constante y sonante, pero en los ´70, con las modificaciones del recinto aeroportuario citado que quedó en desuso, se ordenó el desalojo del nosocomio y el tiempo hizo estragos con sus paredes. Hasta allí se dirigió un investigador andaluz, quien pudo notar no solo “su estado de abandono con numerosas pintadas y grafitis”.

Según reveló hay “varias estrellas, de pentagramas dibujados en rojo” y además, parece que el lugar se utiliza para llevar a cabo rituales de magia negra o hechizos. “Líquido parduzco (¿sangre?), botella de ron y plumas de ave, por los indicios es un lugar donde se podría haber practicado algún tipo de rito afro caribeño o incluso ritualista”.

En tanto, la palabra “Satán” se repite en varias de las leyendas pintadas sobre sus paredes, ello podría sugestionar más que ser una realidad, pero de ser cierto no deja de ser igualmente inquietante. Por último, en su interior encontramos un juego de ouija casero. Era “un cartón con todas las letras del abecedario, y números. Además, un “hola” y un “adiós” escritos en el mismo material con el que se improvisó el tablero.