Por Marcelo Peralta Martínez
@marceloperaltam

La reconocida actriz Georgina Barbarossa, quien perdió a su madre el último 29 de agosto, víctima de un cuadro de salud deteriorado por la diabetes y afectado por el coronavirus, explicó públicamente que la mujer de 91 años aún vive con ella en su casa y que a los pocos días de fallecida "estuvo armando quilombo".

La también conductora -que tuvo un paso exitoso por la pantalla de Crónica HD y supo brillar con su programa de las tardes- indicó días atrás a la prensa que siente la presencia de su mamá, Susana Roig, en su domicilio, y contó varios detalles de este fenómeno paranormal registrado.

Georgina recibió algunas señales al poco tiempo de que la señora pereciera: contó que le habla, también que la "huele" y que sabe que está cerca. Tras la muerte, Georgina evitó los medios de comunicación, pero en los últimos días retomó esta actividad participando de diferentes programas y entrevistas en las que pudo recordar a su querida mamá.

 

 

Testimonio revelador

A pesar de vivir días difíciles, Georgina apeló a su humor habitual y compartió, en Radio Mitre, una anécdota que no deja de ser escalofriante. Tras recordar que su mamá había fallecido en cuarentena dijo: "Creo totalmente en las energías. Mamá está en casa. Al principio estuvo armando quilombo, ¡armó despelote, eh! Yo estaba con mi sobrina Lucía y me dice: 'Vos tiraste todos los collares del vestidor' y le digo que no, 'qué voy a tirar'. Cuando me meto por el pasillo para ir a mi vestidor, cuando pasé, tres cuadros que había con tres fotos, de pronto, se rompieron. ¡Se rompieron todos los vidrios, te lo juro por Dios!", repitió la actriz. Y agregó, sorprendiendo a todos: "Y le dije 'Vieja, mirá, hagamos una cosa, no me armes quilombo, no me rompas todos los vidrios, que es peligroso… Vendeme entradas para el streaming, dejate de joder'. Tuvimos una relación así y la hemos tenido toda la vida. Muy divertida y peleándonos igual".

No fue una casualidad

Cuando pasaron estos hechos, la actriz dijo quedar "helada". "Fue a la semana de su muerte, a los tres días, que sé yo. Entonces dije guau'". Ahora agregó que se siente algo más tranquila por la situación, pero mostrándose visiblemente conmovida. Cabe destacar que el pasado 2 de septiembre la conductora publicó, acompañada por varias fotos de su madre y la familia, una dedicatoria que decía: "Reina siempre. Reina de la templanza, de la sabiduría, de la dignidad, de la cultura, de la paciencia, del pragmatismo. Mi referente de la vida. Nuestro Oráculo de Delfos. Gracias por todas tus enseñanzas infinitas. Gracias por la familia que formaron con Papá, el Mago. Un silencio. Todo es raro. Te busco. Te huelo. Sé que estás. Te amo. Te extraño. Ahora estás feliz con Papá que habrá corrido a tu encuentro. Ahora ves con esos ojos bellos. Guapa siempre. Naciste Reina. Te fuiste Reina. Hasta pronto Mamá, ejemplo de mujer."

Georgina, junto a su madre.

Más señales: parece que la cuida

Georgina contó que pasó algo más: "Me mandaron angelitos para que los bese y eso. Al principio yo armé como un altar en casa. Ocupaba toda la mesa, que es para 12 personas. Parecía memorial. Fui achicando el pánico y armé una mesita con las fotitos, lo puse al Vasco (su difunto marido) de paso, puse a todos los muertitos que tengo en la familia. Papá, el Vasco, la vieja, y puse unas florcitas y una velita".

"Al día siguiente Lucía me dice 'vos dejaste una vela prendida toda la noche'. Y sorprendida respondí que sí", dándose cuenta del riesgo que corrieron, ya que fue pocos días después de la muerte de la modista Elsa Serrano, quien falleció quemada en un incendio. "Te juro que me dio mucha impresión, porque además fue tremendo, me quedé consternada con eso. Creo que ahí también puso la mano la vieja", explicó la conductora.

La familia en tiempos felices.
Ver comentarios