El factor psicológico es parte constituyente en la naturaleza de los seres humanos, aunque en la mayoría de las personas rara vez se manifiesta. Sin embargo las manifestaciones que en laboratorio hemos realizado los parapsicólogos en diversas partes del mundo, permiten definir las características del suceso parapsicológico en sí mismo.

Para poder comprenderlo mejor lo enumeraremos en siete características principales. La primera de ella es “La actividad parapsicológica es indiferente a la distancia y a cualquier tipo de límite material”. Para la fenomenología extrasensorial (clarividencia, telepatía, o precognición) no existen barreras conocidas. Ni siquiera si se introduce al dotado en una cápsula de plomo (que aísla de la radiactividad) o en una jaula de Faraday (que torna inaccesible las ondas radiales y ondas televisivas).

En segundo lugar de las características se ubica lo que titularemos como: “Es independiente de la cantidad de sujetos intervinientes”.

Las investigaciones realizadas, inclusive, en la Argentina, demuestran que ESP no varía si se aumenta o disminuye el número de los sujetos participantes en una experiencia. Cabe aclarar que lo que permanece inalterable es la intensidad de ESP, no así el conocimiento psicológico que, por supuesto, varía a medida que se van sumando personas al experimento.

 

“Depende de las características de personalidad del sujeto”, será nuestro tercer ítems a tener en cuenta para comprender los sucesos parapsicológicos.

Esta característica es un hecho cualitativo. Según comprobaciones experimentales, la captación y transmisión de orden extrasensorial, se produce con mayor facilidad en individuos extravertidos. También está íntimamente vinculado a las condiciones psicológicas que cada persona presenta.

Para continuar con el listado, es preciso hablar en cuarto lugar de la independencia de las variables físicas y fisiológicas. La fenomenología parapsicológica se trans- mite a través del sistema nervioso, ya que de lo contrario no podría llegar a la conciencia.

Pero esta comunicación no tiene lugar mediante la red neuronal. Se vale del sistema nervioso, como agente transmisor, exclusivamente dentro de la persona que capta un fenómeno de esta índole; pero no radica allí la causa que da origen al hecho extrasensorial. Recordemos que la fuerza energética que lo origina es no física y, por lo tanto igual que ocurre con el psiquismo, carece de sustrato perceptible.

“Tiene independencia de acción”, en quinto lugar. Actúa espontáneamente. ESP se manifiesta sin que la persona, necesariamente, lo desee en forma consciente. Suele manifestarse especialmente en sueños, pues allí la psique está regida, en particular, por la esfera más profunda.

En sexto: “Es independiente del tiempo”. El fenómeno parapsico- lógico de naturaleza extrasensorial (ESP) no conoce la las limitaciones del tiempo presente. Podemos decir, a manera de metáfora, que esta energía extiende sus brazos hacia el pasado y el futuro.

De acuerdo con las investigaciones mejor realizadas, por medio de la precognición, el potencial parapsicológico puede referirse a sucesos que tendrán lugar recién después de varias centurias. Un ejemplo particularmente conocido de esto son las predicciones de:

Michel de Nostradamus. En síntesis diremos que ESP prescinde de la cuarta dimensión. El punteo finaliza con un séptimo punto que es imprescindible para la compresión de la parpsicología.

En la lista de características para comprender la parapsicología es comprender que la misma presciende de materia, y esto refiere a que, al no tener vinculación con lo temporal es comprensible que el potencial parapsicológico tampoco esté atado a una limitación física.

Esto significa que para manifestarse o transmitirse, ESP prescinde de cualquier sistema físico, como podrían ser las ondas (en el caso de las emisiones sonoras) o los corpúsculos (en la transmisión de energía lumínica).

Planteado en esta forma, estrictamente basada en los resultados de los trabajos experimentales conducidos científicamente, observamos que las características del potencial parapsicológico se ajusta, en la práctica, a aquellas que suponemos son propias del espíritu. ¿Es que acaso el factor parapsicológico y el espíritu humano son dos maneras de expresar una misma idea?

 

(*) Doctor en Psicología Social, filósofo y escritor. Magister en Psicoanálisis. Pte. Asoc. Arg. Parapsicología y de la Asoc. Junguiana Argentina.

Ver comentarios