Dicen que los espejos son muy importantes en el desarrollo de los niños durante los primeros años de sus vidas. Estos objetos estimulan el conocimiento básico de ellos mismos, es decir, les ayuda a reconocerse.

En otras palabras, para ellos los espejos ayudan a tomar consciencia de quiésns son, de sus habilidades, posibilidades de movimiento. Mirándose y reconociéndose crean una imagen sana de sí mismos.

Sin embargo, en esta oportunidad la experiencia de este nene fue terrorífica. El video del pequeño se hizo viral cuando se comprobó que su imagen y sus movimientos no se correspondían con el reflejo que debía devolver el vidrio.

Los padres se asustaron de tal manera que acudieron a especialistas para constatar que la criatura no estaba poseída por algún ente. Mirá el video viral.