Mette Frederiksen

La primera ministra danesa (izquierda) y el presidente yanqui (derecha).

Groenlandia respondió a la oferta de compra de Donald Trump