El hombre tenía 1,32 gramos de alcohol en sangre cuando chocó. (Facebook)

Un conductor que en enero de 2016 manejó alcoholizado dos kilómetros y medio en contramano por la autopista Panamericana y provocó en un choque frontal la muerte de dos hombres y lesiones gravísimas a una mujer, fue condenado este viernes a 12 años de prisión por "homicidio simple con dolo eventual", informaron fuentes judiciales.

Se trata de Gustavo Federico Cusato Trias (34), quien fue condenado a una dura pena para un hecho de tránsito, ya que el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro descartó la inimputabilidad y el homicidio culposo que planteaba la defensa y consideró el caso como un "homicidio simple con dolo eventual", como sostuvo la fiscalía.

Los jueces Gonzalo Aquino, María Elena Márquez y Alberto Ortolani avalaron la postura de los fiscales de Don Torcuato Federico Gonazález y Cosme Iribarren, quienes llevaron adelante la instrucción y la acusación en el juicio, y consideraron que Cusato debió haberse representado que manejar por la Panamericana a contramano y con casi el triple del dosaje de alcohol permitido, podría ocasionar muertes, tal como sucedió, y no hizo nada para evitarlo.

Cusato, quien es ingeniero en sistemas, llegó al juicio detenido con prisión preventiva con esta misma carátula y ahora, con esta condena a 12 años de prisión, continuará preso.

Las víctimas del hecho fueron Nicolás Amadini (23) y Leandro Nicolás Zárate (21) -quienes fallecieron pos las gravísimas lesiones en el impacto-, y Victoria Emilse Condolucci (29), una bailarina que sobrevivió pero sufrió lesiones gravísimas como la fractura expuesta de sus piernas.

El choque ocurrió a las 4.21 del 17 de enero de 2016 en el carril rápido de la Autopista Panamericana, en sentido Capital Federal, a la altura del kilómetro 28,5, en Don Torcuato, partido de Tigre.

En el lugar, un Ford Fiesta gris -patente NJZ908-, conducido por Cusato Trias venía desde hace cuatro kilómetros en contramano y chocó de frente con la camioneta Volkswagen Saveiro -dominio JPD-577-, en la que iban las tres víctimas.

El análisis practicado al imputado demostró que cuatro horas después del hecho, Cusato tenía 1.32 gramos de alcohol en sangre, casi el triple de los 0.5 permitidos. 

Al hacer su descargo, Cusato dijo que no recordaba cómo llegó a conducir de contramano en la Panamericana porque antes del accidente estuvo en una fiesta donde bebió "litros de cerveza".

Tareas investigativas realizadas por la fiscalía de Don Torcuato con el teléfono celular del imputado permitieron determinar, a través de la aplicación "Google Maps", cada uno de los movimientos y el recorrido del acusado.

Así se supo que entre las 23.30 y pasadas las 3.30 el Ford Fiesta estuvo en el domicilio de la localidad de Maquinista Savio donde Cusato Trias asistió a una fiesta, que ya a las 3.53 pasó por Pilar y desde allí condujo por un lapso de 27 minutos por la autopista Panamericana, en sentido correcto, rumbo a su domicilio en Los Polvorines, partido de Malvinas Argentinas, y utilizando el sistema PASE en el peaje.

La investigación del teléfono reveló que en algún punto entre los puentes de Belgrano y Ruta 202 de la localidad de Don Torcuato, el auto de Cusato Trias cambió el sentido de circulación, realizó un giro en "U" y circuló en contramano durante dos kilómetros y medio hasta que se produjo el choque.