El policía Maximiliano Abel González (25) está detenido en la Unidad 44 de Batán acusado del homicidio agravado de Luciano Olivera, de 16 años, un crimen que convulsionó a la comunidad de Miramar.

Distintas versiones circulaban sobre que pasó entre el adolescente asesinado y él, a quien tildaban como un efectivo policial "que consumía drogas", solían verlo en "fiestas clandestinas" durante la pandemia y "hostigaba y maltrataba a varios jóvenes" en esa ciudad balnearia, según denunció la familia de la víctima a los medios y sostuvieron vecinos que hablaron con cronica.com.ar

 

Los residentes indicaron a este medio que González era reconocido en Miramar por ser "hijo de un 'transa' conocido" del pueblo e incluso que "estaba pasado de falopa" cuando asesinó a Luciano. El motivo es que el efectivo había festejado sus 25 años en la noche del jueves y en entre los excesos, consumió drogas y alcohol, una versión que cobró fuerza con presuntas imágenes de esa celebración que viralizaron en redes sociales.

Esa misma noche, González se presentó para cubrir su turno en el comando de patrullas y así ocurrió el crimen, en la calle 9, entre 32 y 34, cuando Luciano frenó su moto al verse interceptado por el patrullero, en que el policía estaba junto con otros dos compañeros y una compañera. 

 

En circunstancias que son investigadas, el acusado gatilló su arma reglamentaria y mató al adolescente de un balazo en el pecho. "¿Qué hiciste? ¡Lo mataste!", le habría recriminado uno de sus compañeros, según un testigo. "Se me escapó el tiro", habría confesado González.

Para el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, el policía detenido "hizo todo mal", y desmintió la versión de que había estado bajo efectos de consumo de alcohol o drogas. Hasta ahora, el policía se negó a declarar.

Ver comentarios