ATAQUE. El infernal hecho de violencia se produjo en este vecindario.

Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Varios marginales, que se asegura están vinculados con el narcotráfico, hirieron de gravedad a un hombre de 37 años, a quien le dispararon un balazo en la cabeza. El tremendo suceso se registró el pasado sábado en la localidad bonaerense de Munro, en el partido de Vicente López, y los agresores, que lograron fugar, son buscados de manera intensa por las autoridades policiales.

El paciente agoniza en un centro asistencial. Los voceros de los tribunales de San Isidro revelaron que la infortunada víctima fue identificada como Hernando Abel Rodrigo, de 37 años y nacido el 9 de marzo de 1980. Trascendió que el hecho se descubrió a la 0.20 de la víspera, cuando los integrantes de la comisaría de Munro (3ª de Vicente López) concurrieron, a raíz de un llamado al número telefónico de emergencias 911, a Antonio Malaver al 3700, en el citado distrito, ya que testigos señalaban que habían observado a un sujeto herido de gravedad en la vía pública.

Al arribar al mencionado lugar, los investigadores vieron a Rodrigo, que yacía ensangrentado en la cinta asfáltica y a pocos metros de una finca, que tenía abierta la puerta principal. Auxiliado Rodrigo tuvo que ser trasladado, de urgencia al Hospital Antonio Cetrángolo, ubicado en Italia al 1700, en dicha zona, en el norte del conurbano provincial, donde los médicos establecieron que presentaba un certero impacto de arma de fuego en la región craneana, hallándose actualmente en muy grave estado.

De acuerdo con lo manifestado por los informantes, los servidores públicos requisaron la vivienda, oportunidad en la que incautaron algunas sustancias ilegales. Versiones aportadas por los habitantes del vecindario sostienen que a Rodrigo, que mantuvo una acalorada reyerta con los malvivientes, también le secuestraron estupefacientes y que, a muy pocos metros del hombre, se encontraron un arma blanca y una vaina similar a las utilizadas para cuchillos de campo. Intervino en la causa, que fue caratulada “Lesiones gravísimas”, el doctor Gastón Andrés Larramendi, fiscal en turno de Vicente López Oeste, dependiente del departamento judicial de San Isidro.