El presidente Alberto Fernández se solidarizó con la familia de Lucas González, el chico de 17 años que murió tras ser baleado por policías en el barrio porteño de Barracas. Además, el mandatario dijo que serán puestos "todos los recursos del Estado a disposición" para esclarecer el caso.

"Quiero expresar toda mi solidaridad con la familia de Lucas González. Mi compromiso con su madre Cintia y su padre Mario en este momento tan doloroso. Pondremos todos los recursos del Estado a disposición para poder llegar a la verdad y justicia", expresó Fernández en su cuenta de Twitter.

El mandatario también señaló que "no es posible que policías que deben estar al servicio de la seguridad de argentinos y argentinas, terminen con la vida de gente inocente".

Lucas murió esta tarde a las 17.45 en el Hospital El Cruce, de Florencio Varela, adonde había sido derivado en estado desesperante tras haber recibido dos tiros en la cabeza. El Presidente tenía previsto recibir a esa hora a los padres del joven fallecido, encuentro que quedó postergado al conocerse la triste noticia.

La persecución fatal ocurrió el miércoles por la mañana, cuando el joven y otros tres chicos de su edad circulaban en una VW Suran luego de entrenarse en el club Barracas Central, en cuyas divisiones inferiores jugaban. Por motivos que no están claros, efectivos de la Policía de la Ciudad que se movilizaban en un coche sin identificación los persiguieron a los tiros: Lucas quedó herido pero ya inconsciente, otros dos chicos fueron detenidos y el cuarto, que había escapado, se presentó en la comisaría pocas horas después.

Por el hecho, el Gobierno de la Ciudad separó de sus puestos a los agentes involucrados en el episodio, que quedaron a disposición de la Justicia hasta que se esclarezcan los hechos.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy