Efectivos de la Policía Federal realizaron una serie de allanamientos en Bahía Blanca en el marco de una causa por posible contrabando y evasión impositiva que tramita la Justicia y que se inició por una denuncia de la Dirección General de Aduanas.

El operativo consistió en el registro de varias viviendas y oficinas de la firma White Gulf, dedicada a la exportación de alimentos congelados que serían propiedad de empresarios de nacionalidad china.

Los sospechosos están acusados de adulterar en su facturación y evadir impuestos, además de contrabandear pejerrey, merluza y langostino a Rusia, según confirmaron fuentes del caso.

 

La investigación habría comenzado a fines de octubre del año 2021, a partir de una denuncia presentada por el jefe de la División de Investigaciones Regionales 3 Pampeana de la Dirección General de Aduanas, que depende de la Administración Federal de Ingresos Públicos.

Allí, según el portal La Brújula 24 se informó que “una importante empresa pesquera internacional radicada en el puerto de la ciudad de Bahía Blanca, podría estar realizando actividades ilícitas vinculadas al contrabando de pescado refrigerado o congelado hacia la Federación Rusa”.

Se cree que los investigados hacían figurar las ventas de productos por un valor menor al real, con lo cual afrontaban menos carga impositiva.

 

Esta maniobra se haría a través de una triangulación o puente, similar a la que se conoció en algún tiempo con los jugadores de fútbol, que muchas veces eran "vendidos" a clubes ignotos del fútbol uruguayo, con la intención de evitar un mayor alcance impositivo. 

Y, por otro lado, el dinero de las ganancias se instala en cuentas extranjeras, no queda en el país. 

Durante los allanamientos en Bahía, según trascendió, se pudieron secuestrar documentos de interés y dispositivos electrónicos que serán analizados.

Ver comentarios