Un médico anestesista fue condenado este jueves en un juicio abreviado a la pena de 22 años por el delito de pedofilia y abuso sexual gravemente ultrajante, al admitir haber filmado niños que en su mayoría se comprobó eran sus pacientes.

Se trata del anestesiólogo Jorge Omar Maddio, de 57 años, que trabajaba en el Hospital Pediátrico Humberto Notti de Mendoza, quien ya estaba detenido desde marzo 2018 por producir pornografía infantil y abuso sexual, y acusado por 39 casos por abusar y filmar a pacientes. 

El hecho se supo en 2017 cuando otro médico lo encontró en una situación comprometida con un paciente y decidió hacer una presentación judicial.

Tras un allanamiento en su domicilio se descubrió que Maddio tenía vídeos de pedofilia en su computadora y teléfono celular, y varias de las imágenes tenían como víctimas a pacientes suyos.

La sentencia del juez Horacio Cadile, indica "abuso sexual gravemente ultrajante y por producción de M.A.S.N.N.A (Material de Abuso Sexual de Niños, Niñas y Adolescentes)".

Tras conocerse el fallo, Maddio fue trasladado nuevamente al penal para que cumpla su condena por las acusaciones. 

Este jueves tras un juicio abreviado, el médico reconoció haber filmado a menores de edad mientras trabajaba en el hospital pediátrico Humberto Notti, en la capital mendocina.

Maddio ya había sido suspendido por cinco años para ejercer su actividad profesional en cualquier ámbito, pero hoy desde el ministerio de Salud se explicó que "con la aplicación de esta máxima pena se le aplicará la cesantía en su función en el Hospital Notti".

Ver más productos

Santa Inés, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Inés

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos