Autoridades policiales de la Subdelegación Departamental de Investigaciones de Villa Gesell lograron detener ayer, en dicho distrito, a un recluso, quien gozaba de arresto domiciliario y que tenía colocada una tobillera magnética para monitorear sus movimientos, pero que igualmente delinquía y vendía los objetos sustraídos, al ofrecerlos por WhatsApp.

El individuo, de 35 años, fue apresado luego de un procedimiento que se realizó en una finca situada en el cruce de avenida Circunvalación y 144. El hampón registraba antecedentes por asaltos en fincas y por apoderarse tanto de motocicletas como de cuatriciclos en Cariló y en Pinamar.