El hombre, identificado como Gabriel Roberto Ojeda (41), había publicado hace 15 días en Facebook las imágenes tomadas por cámaras de seguridad de ladrones que robaron en ese mismo comercio y se convirtió en la segunda víctima fatal de un asalto ocurrido durante abril en ese barrio. 

El enfrentamiento ocurrió la noche del lunes en la puerta de una heladería situada en la esquina de avenida Belgrano y Vedia.
Ocurrió en la calle General Vedia y Belgrano.

 

 
 
Tres delincuentes, uno de ellos armado, entraron con fines de robo a un local de "Grido", situación que fue advertida por el custodio, que no pertenecía a la Policía y se encontraba en un Ford Fiesta azul, estacionado enfrente.
 
El vigilador se aproximó para evitar el hecho y se tiroteó con los delincuentes, momento en que recibió un impacto en el lateral izquierdo del abdomen que lo dejó gravemente herido.
 
Sin llegar a concretar el robo, los ladrones escaparon en un auto blanco que, según testigos, era similar a un Citroën C4 que habían dejado estacionado con el motor en marcha a metros del local.
 
Ojeda fue trasladado al Hospital Presidente Perón, de Avellaneda, donde fue ingresado al quirófano, operado y murió antes de este mediodía debido a su gravísimo estado, ya que el proyectil le atravesó de izquierda a derecha su abdomen.
 
Los policías que trabajaron en el lugar hallaron en la puerta de la heladería una pistola Taurus calibre .9 milimetros que pertenecía al custodio y que quedó a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 descentralizada de Avellaneda, a cargo de los fiscales Elbio Laborde y Solange Cáceres.
 
Los investigadores trabajan en el relevamiento de las cámaras de seguridad del comercio y de la zona con el fin de identificar a los criminales.
 
"Lacras, escorias, mugrientos, cacos como estos que hoy siendo las 14 robaron la heladería Grido de Sarandí. Si alguno los conoce por favor avisen y compartan, se los agradecería así las madres o padres ven lo que hacen sus hijos una vez que salen de su casa y después un día la Policía los mata por delincuentes y las madres salen a decir que eran trabajadores y estudiantes, vergüenza", escribió el custodio, acompañando a las fotos, cuando posteó el video del robo anterior en su espacio de la red social.
 
Hartos de los robos y la violencia
 
En tanto, un vecino que hace unos días sufrió un asalto dijo a  Crónica TV "ya no sabemos qué hacer, esto está terrible, la verdad que no se puede más, hace como dos años que pasa todos los días"
 
Es que el 5 de abril último un empleado de Protección Ciudadana del municipio de Esteban Echeverría fue asesinado de un balazo en la nuca al ser asaltado cuando paró su auto para comprar en un kiosco ubicado a dos cuadras de la heladería Grido.
 
Ese hecho ocurrió a las 21.30 frente a un kiosco situado en el cruce de las calles Prudan y Rivadavia, donde Manuel Hipólito García (50), un ex integrante del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), detuvo la marcha de su Volskwagen Fox rojo y bajó a comprar cigarrillos.
 
El hombre fue interceptado por tres delincuentes que quisieron robarle el auto, por lo que se resistió a entregarlo. Los delincuentes efectuaron entonces cuatro disparos, uno de los cuales impactó en la nuca de García y le produjo la muerte, tras lo cual escaparon sin robarle el auto.
 
En el marco de la pesquisa, horas después fueron detenidos tres jóvenes de 15, 19 y 21 años, quienes fueron localizados por la Policía cuando abordaron el interno 9422 de la línea de colectivos 373, en la localidad de Villa Caraza.
 
Las fuentes dijeron que antes de asaltar a García los mismos tres sospechosos robaron un un auto Peugeot 308 gris en la zona de Avellaneda.
 
Ese auto fue hallado abandonado esta madrugada en las calles Giribone y Bosch, de Villa Piñeyro, localidad situada en el mencionado partido.