Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

Cuatro delincuentes hirieron de bala, en un violento tiroteo, a 2 integrantes de la Policía de la provincia de Buenos Aires, en un dramático suceso que se registró en la localidad bonaerense de Rafael Castillo, en el partido de La Matanza. Los delincuentes lograron darse rápidamente a la fuga y son buscados de manera intensa por las autoridades.

Así fue el hecho

 Las infortunadas víctimas fueron identificadas como Romina Jeanette Aguirre y Michel Yamil Pantol. De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el hecho se produjo cuando los efectivos de seguridad, que se hallaban franco de servicio y vestidos de civil, se desplazaban en un Chevrolet Onix en Titanic al 2600, entre Luis Vernet y Zárate, en el citado distrito, en el oeste del conurbano provincial.

Se cree que los atacantes actuaron al voleo porque desconocían por completo la condición de policías de los ocupantes del rodado 

Trascendió que, en dichas circunstancias, aparecieron en escena los malvivientes, quienes viajaban en un Citroën C4 y que portaban armas de fuego de grueso calibre. Con gran rapidez, los forajidos interceptaron a los funcionarios con fines de apoderarse del coche, oportunidad en la que se originó un intercambio de proyectiles, donde Aguirre padeció una herida en el tobillo izquierdo, mientras que el oficial resultó alcanzado por un certero disparo en la ingle, que le atravesó el cuerpo, egresándole por uno de los glúteos.

Pantol fue trasladado, de urgencia, al Hospital Diego Paroissien, en Isidro Casanova, aunque luego se le concedió el alta para que siguiera el proceso de recuperación en su domicilio. Mientras tanto, Aguirre fue operada y ahora permanece alojada en una clínica situada en la localidad bonaerense de San Justo.

Servidores públicos de la comisaría de Rafael Castillo (3ª Oeste de La Matanza) realizan diferentes procedimientos en dicha zona para establecer el paradero de los agresores. Hasta el momento se cree que los atacantes actuaron al voleo, ya que aparentemente desconocían la condición de policías de los ocupantes del automóvil.