Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

El cadáver salvajemente baleado de un kiosquero, de 65 años, apareció en el interior de la vivienda del comerciante, en un cruento y misterioso suceso que se registró en la localidad bonaerense de San Miguel. Por dicho motivo, las autoridades policiales realizan varias diligencias, con el objetivo de establecer el paradero de los responsables del crimen, y, además, para averiguar los móviles del tremendo asesinato, aunque se habría descartado que el fusilamiento haya sido consumado con fines de robo.

Los voceros de los tribunales de San Martín revelaron que la infortunada víctima fue identificada como Roberto Horacio Muga, de 65 años.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el macabro hallazgo, que sucedió días pasados pero que recién trascendió ayer, se produjo cuando los pesquisas del Comando Patrulla (C.P.) de San Miguel concurrieron una finca situada en la calle Padre Manuel Ustarrós al 700 (ex El Maestro), entre Juan José Paso y San José, en el noroeste del conurbano provincial, a raíz de un llamado que los vecinos de dicha zona habían efectuado al número telefónico de emergencias 911, en el que afirmaban haber escuchado una serie de detonaciones de arma de fuego.

Vivienda cerrada

Al arribar al inmueble, los servidores públicos, apoyados por integrantes de la comisaría 3ª del citado distrito vieron que la casa estaba cerrada. Por tal motivo, los policías ingresaron a la vivienda por una de las ventanas, oportunidad en la que localizaron fallecido y ensangrentado a Muga, en el living y a pocos metros de la puerta principal.

Se asegura que el cuerpo sin vida del comerciante presentaba heridas de bala. Hasta el momento, se desconocen fehacientemente los móviles del homicidio, pero se cree que el kiosquero les habría posibilitado a los agresores que ingresaran al mencionado domicilio.

A su vez, la gente del vecindario, consternada por la muerte del hombre, señaló que Muga había colocado en venta recientemente una camioneta Chevrolet Blazer bordó y los funcionarios de la Justicia no descartan que la comercialización del rodado tenga vinculación con el crimen del hombre. Sin embargo, los pesquisas no determinaron la falta de elementos de valor del escenario del crimen.

Intervino en la causa, que fue caratulada “ Homicidio”, la Unidad Funcional N° 23 de Malvinas Argentinas, dependiente del departamento judicial de San Martín.