Por Fernando Vázquez

fvazquez@cronica.com.ar

Pesquisas de la comisaría 6ª de Almirante Brown lograron detener a un individuo, de 49 años, quien está acusado de haber asesinado a su padre, de 75, cuyo cadáver apareció atado en una cama, en un tremendo suceso que se registró el jueves pasado en la localidad bonaerense de Claypole. El sujeto, que intentó culpar del tremendo crimen a uno de sus hermanos, que padece esquizofrenia, peleó con el anciano y padeció lesiones el rostro, que resultaron fundamentales para establecer su responsabilidad en el homicidio. El violento caso fue publicado en exclusiva por Crónica y el criminal había sido la persona que avisó a los policías de la muerte del jubilado.

Los voceros de los tribunales de Lomas de Zamora revelaron que el criminal, llamado Gerardo, fue apresado por servidores públicos de la seccional por aparecer sindicado como autor del asesinato de su padrastro, identificado como Alberto Luis Bonfiglio, de 75 años.

Gerardo mantuvo una violenta discusión con el septuagenario antes de consumar el homicidio, cuyos móviles hasta el momento constituyen un misterio para la Justicia.

El sujeto avisó al número telefónico de emergencias 911, para asegurar que había encontrado el cadáver de su pariente, a las 11 del jueves y luego de regresar a la finca familiar situada en Juan José Paso al 600, entre Amancio Alcorta y José Hernández, en la zona sur del conurbano provincial.

Fue encontrado atado

Por dicho motivo los integrantes de la seccional y del Comando Patrulla (C.P.) de Almirante Brown arribaron rápidamente al domicilio y, en el sector del comedor, vieron el cuerpo sin vida del anciano, que yacía en una cama de una plaza, con las manos y los pies atados con precintos.

El fallecido tenía 5.000 pesos entre sus ropas, determinándose que las ventanas y las puertas del domicilio no habían sido forzadas. Trascendió que Gerardo les dijo a estos pesquisas que había salido a las 7 de dicha vivienda y dio a entender que el criminal era uno de sus hermanos, llamado Víctor, de 38 años y que se encuentra afectado y medicado por esquizofrenia. De acuerdo a lo manifestado por los informantes, Gerardo tenía escoriaciones en el pómulo izquierdo a raíz del altercado y los expertos de la Policía Científica lograron establecer que las mismas eran recientes, lo que posibilitó descubrir que era el verdadero culpable del asesinato y que finalizara apresado.

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Almirante Brown se encargaron de supervisar los procedimientos. El episodio originó consternación. Intervino en la causa, que fue caratulada "Homicidio", la doctora Silvina Estévez, fiscal en turno perteneciente a la Unidad Funcional N° 4 del departamento judicial de Lomas de Zamora.