Gilda Acosta Duarte (47) fue declarada culpable, pero con atenuantes, del homicidio de Alejandro Sánchez Escobar (28), su pareja, a quien en febrero de 2019 hallaron muerto y tapado con cemento en un ropero de una casa del partido bonaerense de Lomas de Zamora. Según declaró la mujer, el hombre habría abusado reiteradas veces de sus dos hijos, de 12 y 13 años. "Me entero el mismo día de los dos abusos", señaló Acosta Duarte durante los testimonios, y agregó: "Actué como mamá y en ese momento me defendí de él y defendí a todos mis hijos".

Gilda Acosta Duarte (47) y Alejandro Sánchez Escobar (28)

Según los voceros del caso, ayer por la tarde un jurado popular la declaró culpable del "homicidio mediando circunstancias extraordinarias de atenuación", por el que podría recibir una pena de 8 a 25 años de cárcel. La siguiente instancia será establecer una fecha para resolver esta cifra. Mientras tanto, la mujer seguirá detenida bajo el régimen de arresto domiciliario. 

La noticia cobró relevancia luego de que el viernes último, Acosta Duarte sufriera una descompensación mientras uno de sus hijos declaraba sobre los supuestos abusos sexuales a los que era sometido por su padre. Ante esto, la audiencia fue suspendida hasta ayer a las 8.30, cuando declararon los últimos testigos y, por último, se arribó al veredicto.

 

Los detalles del asesinato

El asesinato fue descubierto dos días después de realizado, en una casa situada en Corbacho al 1500, en la localidad de Villa Rita, partido de Lomas de Zamora, cuando la mujer se presentó en el destacamento local y pidió hablar con el efectivo encargado, a quien le dijo: "Maté a mi pareja y lo puse en un ropero con cemento". Acosta Duarte entregó, además, las llaves de su domicilio.

El hecho ocurrió en una casa situada en Corbacho al 1500, en la localidad de Villa Rita, partido de Lomas de Zamora,

Al llegar a la vivienda, el personal de la Policía Científica halló en el centro de la habitación de la pareja un ropero de tres puertas tumbado en el piso y tapado con una tela. Al abrirlo, encontraron el cadáver de Sánchez Escobar tapado con cemento y en un avanzado estado de descomposición.

En medio del juicio, la mujer dio una entrevista en un programa televisivo y explicó los detalles del hecho. Según señala, se habría enterado de los abusos el mismo día del crimen. "Le dije que iba a denunciarlo y él se rió en mi cara", además "me dijo que estaba loca" aunque en ningún momento negó la acusación, dijo la mujer.  Luego, Sánchez Escobar la habría amenazado e intentado persuadirla para que mantengan relaciones sexuales, lo que "desencadenó una discusión"

"Empezamos a discutir por varias cosas. Forcejeamos y fue ahí que yo encontré la pesa que estaba haciendo de apoyo para la puerta y le doy un golpe en la cabeza y él me tira contra un mueble que teníamos, y bueno, no sé, saqué fuerzas de donde no tenía", expresó la mujer, quien aseguró que no recuerda lo que ocurrió posteriormente.

 


El crimen se produjo la noche del lunes 18 de febrero de 2019, alrededor de las 11, cuando, en medio de la discusión, la mujer, de nacionalidad paraguaya, tomó uuna pesa de 10 kilos y golpeó a su pareja en la cabeza, luego agarró el cable de un ventilador, lo cortó y lo estranguló.

Los médicos forenses de la morgue judicial de Lomas de Zamora confirmaron en la autopsia que la causa de la muerte de Sánchez Escobar, quien también era paraguayo, fue asfixia por estrangulamiento a lazo. También detectaron que el joven presentaba unos diez golpes en el cráneo que se cree fueron los provocados por la pesa y que lo dejaron atontado, lo que habría permitido que luego sea estrangularlo sin que ofreciera mayor resistencia, dijeron los voceros.

 

 

Ver comentarios