Según informó la Unión de Empleados de la Justicia Nacional (UEJN), a la magistrada María Alejandra D'Agnillo , titular del Juzgado del Trabajo 63, le practicaron curaciones “en prevención de posible infección”, luego de que ayer le realizaran una “toillete” quirúrgica en el Sanatorio Finocchietto, para limpiar los restos de proyectil que tenía en el muslo.

En tanto, allegados a la jueza indicaron que, entre otros estudios, se le practicó una tomografía computada y que luego pudo caminar por su cuenta hasta la camilla sin molestias.

Los médicos le indicaron que aparentemente fue una bala de un calibre grande la que le atravesó las dos piernas, aunque no le tocó la arteria femoral ni ningún hueso, y que debe permanecer en observación hasta que se terminen de efectuar todos los análisis correspondientes.

A través del Centro de Información Judicial (CIJ), la magistrada informó que no realizará declaraciones, aunque agradeció “el interés y la preocupación”.

En tanto, la UEJN indicó que Ezequiel Allende, empleado del Juzgado Familia 9, fue operado anoche y los médicos “pudieron sacar una parte de la bala y limpiar toda la herida”.

"Es una fractura expuesta muy importante de la tibia. Le hicieron medio yeso para que no se mueva y, según la evolución, ven si con no menos de tres meses de yeso es suficiente o tienen que operar y poner un clavo. Pasó muy bien la noche”, se informó desde el sindicato de los judiciales.

A diferencia de la jueza, a Allende le extrajeron parte del proyectil que tiene alojado entre la tibia y el peroné, el cual sería de un calibre más chico.