A pesar de la trifulca, la situación pudo ser controlada. (Imagen ilustrativa)

La grave situación comenzó el pasado lunes por la tarde, cuando un grupo de internos, en el marco de un reclamo por disconformidad con las condiciones de encierro, prendieron fuego colchones y mantas.

Las versiones del origen del motín son disímiles. Algunos afirman que los presos quieren la renuncia o traslado del director de la penitenciaría, otros allegados dicen que todo comenzó cuando se impidió la salida de uno de los reos al velorio de un pariente, según informa el sitio airedesantafe.com.ar.

Para sofocar el motín, la Unidad Regional I de la Policía ejecutó un operativo interno y externo en simultáneo, con personal de Orden Público y de Cuerpos, que montaron un dispositivo en todo el perímetro del penal para evitar fugas. Adentro de la cárcel, acompañaron a los bomberos que se ocuparon del incendio. No se reportaron heridos ni fugas.