Un hombre y su hijo fueron golpeados salvajemente este sábado por los empleados de un bar en el barrio San Lorenzo, en la ciudad de Neuquén, luego de que ocurriera una discusión por un envase de cerveza.

Por su parte, el hombre de 62 años radicó la denuncia en la Comisaría Tercera para prevenir a las personas sobre hechos que "ocurren frecuentemente en ese lugar".

De acuerdo a la declaración realizada en la entidad policial por una de las víctimas, llamada Segundo Cayul, durante la noche del sábado su hijo fue a comprar una cerveza artesanal a un bar ubicado en la intersección de calle San Martín y Combate de San Lorenzo, pero no tenía un envase a mano.

"Él fue y le dijeron que lleve su propio envase porque a ellos no les quedaban más, y cuando volvió le dijeron que no le podían vender en una botella de vidrio", relató el hombre en declaraciones a LU5.

Luego de eso, la situación se embarró demasiado, al punto de que llegara un grupo de al menos diez jóvenes, quienes golpearon al joven y lo sacaron del lugar. Tras los violentos hechos, Segundo debió recibir inmediata atención médica, ya que se le habían comenzado a infectar las heridas. "No puedo trabajar porque no puedo hacer ningún tipo de fuerza", informó.

Cuando el papá vio los golpes que tenía su hijo, el padre fue a pedir explicaciones al bar. Allí, el mismo grupo de violentos agredieron al hombre. "Me arrastraron por el piso, me tiraron para afuera y me dejaron tirado", aseveró Segundo.

"Si dejamos esto así le puede pasar a otra persona y nadie se hace cargo. Ellos se lavan las manos", contó el hombre con respecto a la primera intención que tuvo, de no radicar la denuncia. "Les aconsejo a todos que antes de entrar a un bar o un boliche miren bien, porque todo puede verse muy lindo desde afuera, pero no sabes con que te encontrás adentro", reflexionó.

Un hombre asesinó un almcenero porque no le quiso fiar dos latas de cerveza

 

Hace unos meses, otro hecho similar, en el que había una cerveza de por medio, terminó lamentablemente en tragedia. Se trata de un hombre que asesinó a un almacenero porque el comerciante no le había querido fiar dos latas de cerveza.

"Estaba muy drogado y no me acuerdo de nada”. Esas fueron las palabras que verbalizó frente al fiscal, Matías Andrade, el imputado por el asesinato de Silvestre Reynaldo Quiroz, un comerciante de nacionalidad boliviana de 35 años, a quien atacó desmedidamente porque se negó a fiarle dos latas de cerveza.

Andrade, en un evidente estado de ebriedad ingresó al almacén y verdulería ubicada sobre la calle Parral al 3400, en la localidad bonaerense de San Justo, donde consumió dos latas de cerveza y quiso irse sin pagar. Reynaldo se negó a fiarle y Andrade reaccionó con una violencia bestial: lo golpeó en la cabeza con un arma nunchaku, lo tiró al asfalto y, ahí, lo apuñaló varias veces. Todo ocurrió a plena luz del día, en la vía pública, y a la vista de vecinos y la propia familia de Quiroz, que finalmente murió en el Hospital Balestrini de Ciudad Evita algunas horas después.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos