Un sujeto de 23 años fue detenido en la ciudad bonaerense de Ezeiza. El hombre estaba prófugo, acusado por el crimen de un albañil en el partido de Ituzaingó, en el oeste del Gran Buenos Aires

El sospechoso, identificado como Andrés Ortiz, permanecía prófugo desde el 2 de febrero pasado cuando habría asesinado en la casa de su hermano a Marcos Sosa, un albañil que se encontraba trabajando en el lugar. 

Según reportó el ministerio de Seguridad bonaerense, Ortiz tenía armas de fuego y más de 50 cartuchos de diferentes calibres en su poder cuando fue arrestado. 

El imputado fue detenido en el barrio La Unión, en el partido de Ezeiza y luego agentes policiales de la Departamental de Morón realizaron un allanamiento en un domicilio ligado al presunto homicida en el partido de Merlo.

En el lugar secuestraron una carabina semi automática calibre veintidós, un cargador con seis cartuchos y una caja con 53 cartuchos de diferentes calibres; además, un revólver calibre veintidós corto sin munición; ambas armas con la numeración suprimida. 

El 2 de febrero pasado Sosa fue a la casa de un hombre que lo contrató para realizar refacciones, pero por causas que son investigadas por la Justicia terminó muerto en la vereda de la vivienda. 

Una hermana de Sosa, identificada como Milagros, dijo a l. prensa local que el joven albañil fue arrojado a la calle tra. recibir una violenta golpiza: "Después de averiguaciones, pudimos confirmar que el que lo mató es Andrés Ortiz", dijo la mujer. 

Ortiz es el hermano del dueño de la casa a la que Sosa había llegado a trabajar el día que, tras realizar sus tareas y cobrar la jornada, terminó muerto. 

Los familiares de la víctima se habían manifestado el sábado último para pedir Justicia frente a la Comisaría Cuarta del barrio San Andrés y a la Fiscalía Descentralizada Número 1, ambas en la localidad bonaerense de Ituzaingó.

Detenido por el crimen de un repartidor de pastas en La Plata

Un joven de 20 años fue detenido acusado por el homicidio de un repartidor de pastas ocurrido el sábado pasado, asesinado luego de que intentaran robarle la moto en la esquina del local en el que trabajaba en La Plata, informaron fuentes policiales.

El presunto autor del homicidio fue aprehendido en una vivienda ubicada en las calles 93 entre 129 y 130, luego de que confesara a su madre que había participado en el hecho por el que murió Gonzalo Solís (23).

Según indicaron los voceros, la Policía aún busca a otra persona que habría actuado con el joven, que quedó detenido a disposición del fiscal Álvaro Garganta, quien instruye la causa que caratuló como "homicidio".

El crimen de Solís ocurrió el sábado último por la noche frente a un local de comidas situado en las calles 72 entre 9 y 10, en el barrio platense de Villa Elvira, donde la víctima trabajaba y había dejado estacionada su moto en la vereda.

En ese momento, el joven observó que un delincuente intentaba robarle el rodado, por lo que salió del comercio corriendo y, al increpar al ladrón, el asaltante le aplicó un puntazo en el pecho.

Tras el ataque, Solís fue trasladado al Hospital San Martín de La Plata, donde quedó internado en terapia intensiva hasta el mediodía siguiente, cuando murió a raíz de las lesiones sufridas.