No sólo deberá seguir en prisión sino que, además, se le suma otro cargo a una causa ya de por sí complicada. Así es el presente de Carlos Baldomir, el ex campeón mundial de boxeo que continuará detenido en Santa Fe mientras es investigado por el presunto delito de abuso sexual en perjuicio de su hija, ya que la Justicia local rechazó este martes un pedido de excarcelación y, encima, agravó los cargos al endilgarle “corrupción de menores”.

La medida fue dispuesta por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Nicolás Falkenberg, tras una audiencia de tres horas en el subsuelo del Palacio de Tribunales santafesino. Allí, además de confirmar la prisión preventiva del Tata, el magistrado agravó la acusación al acusar a Baldomir de “corrupción de menores”.

Según el fiscal Omar De Pedro, que pidió ese cambio de calificación, “quedó claro que el hecho está y por esto se le rechazó el pedido de excarcelación”, al tiempo que contó que los nuevos elementos surgieron de una Cámara Gesell a la que fue sometida la víctima. De esta forma, quien fuera campeón del mundo de los welter en 2006, continuará detenido hasta el juicio oral y público.

Dura acusación
Baldomir, de 46 años y retirado de la actividad, fue detenido en noviembre de 2016 en Junín, donde residía junto a su nueva pareja y trabajaba en un gimnasio. La denuncia fue presentada por una ex pareja y madre de la víctima, y refiere a supuestos abusos sexuales contra su hija cuando todavía era menor de edad.

Su nuevo abogado defensor, Martín Durando, solicitó su excarcelación basándose en el artículo 225 del Código Procesal Penal, pero la Justicia la rechazó por tercera vez desde que fue detenido. Durando explicó que ofrecieron “una caución personal, un guardador, y que transcurra el proceso en libertad, dado que permanecer en prisión es una medida cautelar que debe estar orientada nomás en caso de excepción”.

“Hay antecedentes sobre situaciones así, que (acusados) han transcurrido el proceso en libertad”, agregó. 

En 2006 probó la gloria 
Lejos de su oscuro presente, Carlos Baldomir tuvo, a los 34 años, la oportunidad de su vida y no la desaprovechó. Ni más ni menos que en el mítico Madison Square Garden de New York, el santafesino pudo derrotar por puntos al estadounidense Zab Judah para arrebatarle las coronas del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Ya consagrado como campeón, se hizo conocido masivamente al contar que, antes de esta gran oportunidad, tuvo que solventar su vida y su carrera vendiendo casa por casa en su Santa Fe natal, escobas y plumeros.