Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

A raíz de un altercado de tránsito, un integrante de la barra brava del club Defensa y Justicia resolvió tomar venganza y efectuó disparos contra un grupo de jóvenes, oportunidad en la que hirió de bala a un adolescente, de 16 años, quien había sido totalmente ajeno a dicho incidente, que se registró en la localidad bonaerense de Florencio Varela. De inmediato, las autoridades policiales lograron detener al agresor.

Los voceros de los tribunales de Quilmes revelaron que el hecho se produjo en El Cairo al 1700, entre avenida Bosques y Ciudad del Cabo, en el citado distrito, en el sur del conurbano provincial, cuando el forajido, a quien se lo conoce con el apodo de El Topo Espíndola, se desplazaba a bordo de un Peugeot 408 negro y, con un arma de fuego, comenzó a disparar a los muchachos, quienes se hallaban reunidos tranquilamente en el lugar.

De acuerdo con lo manifestado por los informantes, uno de los proyectiles impactó en la región torácica del chico de 16 años, quien cayó en un charco de sangre, en una situación que el malviviente aprovechó para fugar rápidamente en el rodado. Trascendió que el menor tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital Evita Pueblo, en Berazategui, donde actualmente permanece internado fuera de peligro, luego de haber sido operado por los médicos del centro asistencial.

Gracias a los datos aportados por los consternados habitantes del vecindario, los pesquisas policiales de la comisaría 3ª de Florencio Varela realizaron un procedimiento en una finca situada en calle Benito Quinquela Martín al 1200, donde advirtieron la presencia del Peugeot 408.

Al ver a los servidores públicos, el barrabrava, de 37 años, emprendió una veloz huida, aunque fue apresado en el cruce de Aconquija y Gustavo Adolfo Bécquer, en Bosques, incautándose en su poder una vaina servida de una pistola 9 milímetros y 3 municiones de 22 largo.

Hipótesis

Versiones sostienen que el delincuente habría actuado por venganza. Autoridades policiales de la Jefatura Distrital de Florencio Varela y de la Jefatura Departamental de Quilmes se encargaron de supervisar los procedimientos. Intervino en la causa el doctor Mario March, fiscal de la Unidad Funcional N° 3 de Florencio Varela, dependiente del departamento judicial de Quilmes.