La escalada de violencia no se detiene en la ciudad costera, sobre todo a la salida de los boliches donde todos los fines de semanas se registran distintos episodios protagonizados por jóvenes alcoholizados que dirimen sus diferencias a las piñas limpias. En esta oportunidad, el ataque tomó lugar el viernes por la madrugada a la altura de Playa Chica, Mar del Plata. Las imágenes fueron captadas por testigos que pasaban por el lugar. 

“Fue entre las 6 y las 6.30; justo lo vimos cuando salíamos del trabajo”, relataron testigos, según consignó el medio local 0223.

El registro muesta como inicia la conflictiva secuencia cuando un grupo de chicos se enfrentan a golpes de puño junto al semáforo que está instalado en la esquina de calle Castelli y avenida Patricio Peralta Ramos, de la ciudad balnearia. Uno de los protagonistas aparece en el video sin remera. 

“¡Pedazo de pijotero!”, se escucha gritar a uno de los ocupantes del vehículo desde donde se filmó la batalla campal, mientras que otra mujer comenta que “le bajaron todos los dientes al pibito que estaba en cuero”.

Durante el descontrol, no se advierte la presencia de ninguna fuerza de seguridad que ponga orden en el lugar. Hasta el momento, tampoco trascendió en qué circunstancias comenzó la contienda entre los jóvenes que aparecen en el video.

Cabe destacar que no es la primera vez que se registran violentos episodios en la ciudad de Mar del Plata, sobre todo durante la temporada de verano. Durante la previa de los festejos por la Navidad, un joven futbolista de la inferiores de  Aldosivi de Mar del Plata sufrió una fractura de cráneo y un corte en uno de sus brazos tras ser víctima de un brutal golpiza durante la madrugada del viernes 24. 

La víctima fue identificado como Rodrigo Lombardo, de 20 años, que juega en las inferiores del club marplatense, y salió con amigos a un boliche, pero cerca de las 5 del viernes fue atacado a golpes y botellazos por una patota de al menos seis jóvenes, según puede verse en las imágenes que se viralizaron.

El chico pudo salvar su vida porque un empleado de seguridad de un conocido local de comidas rápidas de la zona se metió y separó a los agresores, contó el padre de la víctima en Facebook, donde publicó el video para denunciar lo ocurrido.

Como consecuencia de la golpiza, Rodrigo sufrió una fractura de cráneo, dos heridas en el cuello y un corte en el brazo que, si no se lo operan, puede perderlo, indicó el padre de la víctima. 

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy