El hecho ocurrió el 1 de marzo de 2015 en Wilde, partido de Avellaneda, cuando un Volkswagen Vento negro conducido por Cristian Morel González circulaba a alrededor de 150 kilómetros por hora, y pasó con el semáforo en rojo y de contramano por la avenida Fabián Onsari y Cordero.

Fuentes judiciales informaron este jueves a Télam que el fallo fue dictado por el Tribunal Oral número 5 de Lomas de Zamora y alcanzó a Cristian Morel González (19), quien está detenido desde una semana después del hecho y seguirá en esa condición.

Como consecuencia del hecho, murieron en el acto Anabella Verónica Lencinas (25), que salió despedida del auto, y días después su cuñada, Karina Andrea Cubas Wohlk (36).

En tanto, resultaron heridos el hermano de Verónica y esposo de Karina, Hernán (36), quien manejaba el vehículo, y su otra hermana, Adela Lencinas (32).

Por unanimidad, los jueces Guillermo Piume, Pedro Pianta y María del Carmen Mora lo hallaron responsable del delito de “homicidio con dolo eventual”. 

Durante los alegatos, el fiscal Héctor Toneguzzo había pedido 18 años de cárcel para Morel González y 4 años para José Orellana (18), quien era dueño del vehículo y estaba acusado de encubrimiento, pero finalmente fue absuelto.

De acuerdo a un taxista que fue un testigo clave en el juicio, los ocupantes del Vento se bajaron del vehículo y empezaron a tirar botellas de bebidas alcohólicas a un pastizal cercano.

Además, el taxista aseguró que el auto circulaba a “cerca de 150 kilómetros por hora” y que intentó auxiliar con agua a una de las víctimas que salió despedida, pero enseguida murió.