Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

La localidad bonaerense de Adrogué, en el partido de Almirante Brown, se convirtió en escenario de un insólito y dramático suceso, ya que la investigación del suicidio de una chica, de 17 años, que tenía problemas depresivos y a quien sus familiares obligaban a consumir drogas, les posibilitó a los pesquisas descubrir el accionar de una peligrosa banda de falsos policías, que vendía estupefacientes y que actuaba en La Matanza y en el sur del Gran Buenos Aires.

Voceros de los tribunales de Lomas de Zamora revelaron que los hechos comenzaron a raíz de un llamado al número telefónico de emergencias 911, que hacía referencia al suicidio de una adolescente, llamada Melanie, de 17 años, en una humilde finca, situada en el cruce de Nother y las vías del Ferrocarril General Roca, en Adrogué.

Los servidores públicos de la comisaría de Adrogué (1ª de Almirante Brown) arribaron rápidamente al citado inmueble, donde, en una habitación aledaña al garaje, localizaron, boca abajo y a pocos metros de una cama de una plaza y media, el cuerpo sin vida de la jovencita.

La infortunada víctima se había matado tras colgarse con una soga que sujetó a un listón metálico instalado en el techo. El cadáver de la piba había sido descolgado por uno de sus hermanos, llamado Ricardo, de 23 años. Trascendió que Melanie se encontraba deprimida y que había estado 2 meses internada en una clínica psiquiátrica en la avenida Chiclana al 3300, entre Sánchez de Loria y Virrey Liniers, en el barrio porteño de Parque de los Patricios.

Melanie ya no estudiaba y el último establecimiento educativo al que había asistido había sido un colegio Modelo, en la localidad bonaerense de José Mármol. Pero momentos después llegó a la casa un menor de 17 años residente en Lomas de Zamora, quien dijo ser novio de Melanie y que aseguró que la madre de la chica, de 45 años, era adicta a las drogas y que habitualmente obligaba a su hija a consumir tanto cocaína como marihuana, a la vez que agregó que había estupefacientes dentro de la vivienda.

Esta situación originó que los pesquisas empezaran a revisar el lugar, oportunidad en la que incautaron 25 envoltorios con cocaína, una piedra compacta de esa droga, una balanza digital y 20.000 pesos obtenidos al comercializar las sustancias, lo que generó entonces que los investigadores detuvieran, de inmediato, a la madre de la suicida.

Gracias a los diferentes datos y testimonios que fueron obtenidos en dicho vecindario, los policías lograron establecer que la cocaína incautada en la vivienda era comprada en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, en el partido de La Matanza.

Allanamientos

Con estas pruebas, los pesquisas realizaron 3 allanamientos en esa zona -en 2 domicilios de la calle Curumalal y en 2 viviendas ubicadas en la esquina de Danel y Edmundo De Amicis-, ocasión en la que descubrieron a una gavilla de falsos policías que vendían drogas, ya que apresaron a 3 individuos, de 50, 35 y 21 años, y a 2 mujeres, de 42 y 40.

En poder de los malvivientes se incautaron 2 balanzas digitales, sobres de bicarbonato, una pistola Bersa Thunder 9 milímetros (sustraida en La Matanza), diversas municiones, una escopeta tumbera de hierro y de 2 caños, 50 envoltorios de papel glasé con cocaína, un uniforme policial, un handy, una motocicleta robada el 29 de mayo pasado en el barrio porteño de Villa Lugano (en jurisdicción de la seccional 52ª de la Capital Federal), jerarquías de oficial ayudante y un escudo de la Policía de la provincia de Buenos Aires.

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Almirante Brown se encargaron de supervisar los procedimientos.