Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

Dos peligrosas bandas que se dedicaban a realizar entraderas en el Gran Buenos Aires fueron desbaratadas por las autoridades policiales como saldo de diferentes persecuciones, que se registraron en las localidades bonaerenses de Florida, en el partido de Vicente López, y en Remedios de Escalada, en el partido de Lanús.

A raíz de las diligencias, los pesquisas apresaron a 5 delincuentes. Los voceros de los tribunales de San Isidro revelaron que el primero de los procedimientos se llevó adelante a raíz de un hecho que se produjo en el cruce de Aristóbulo del Valle y Warnes, en Florida, cuando tres individuos pretendieron reducir a una mujer llamada Patricia, de 53 años.

Aviso al 911

Sin embargo, la damnificada logró eludir el accionar de los marginales y luego avisó de esta situación al número telefónico de emergencias 911, lo que provocó que los integrantes del Comando Patrulla (C.P.) de Vicente López comenzaron a rastrillar el vecindario, situado en el norte del conurbano provincial, hasta que vieron a esos sujetos, a bordo de un VW Bora negro, en la calle Warnes.

Como saldo de una persecución, los policías capturaron a estos marginales en la esquina de Aristóbulo del Valle y Bernando O’Higgins, estableciéndose que se llamaban Javier Andrés, de 29 años; Claudio Alfredo, de 27; y Tobías Lautaro, de 16. Todos ellos viven en San Martín, de acuerdo a lo determinado por personal de la comisaría de Florida (2ª de Vicente López).

Al revisar el rodado, los investigadores lograron incautar 3.580 pesos, 236 dólares, 20 reales, alhajas, relojes, varias herramientas (utilizadas tanto para abrir puertas como ventanas) y una pistola Bersa 9 milímetros con la numeración limada. Intervinieron en la causa el doctor Martín Gómez, fiscal de la Unidad Funcional de Vicente López Oeste, y la doctora María Angélica Sayago, fiscal del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, ambos pertenecientes al departamento judicial de San Isidro.

Por su parte, 2 malvivientes, llamados Claudio, de 25 años, y Lucas Martín, de 23, fueron apresados por policías de la comisaría 4ª de Lanús como resultado de una cinematográfica persecución que empezó en Remedios de Escalada, para culminar en Martín Rodríguez y Plumerillo, en Villa Centenario.

En dicho vehículo, los servidores públicos hallaron 4 pistolas 9 milímetros (una Bersa Thunder, una Pietro Beretta, una Star y la restante Heckler & Koch GmbH), un revólver Taurus 3.57 Magnum Special, 2 patentes PAW 279, documentación, celulares y juegos de llaves de automotor. En la causa intervino el doctor Sergio Schafer, fiscal en turno de la Unidad Funcional Nº 2 de Lanús, dependiente del departamento judicial de Lomas de Zamora.