Una oficial de la Policía Local de Berazategui fue asesinada de 16 puñaladas en su departamento de ese partido bonaerense y, minutos después su ex pareja, un camionero al que ella había denunciado por lesiones y amenazas, se entregó en una comisaría de la zona, todo ensangrentado, y quedó detenido por el femicidio, informaron fuentes judiciales y de la fuerza.

La víctima fue identificada por la Justicia como Verónica Cordary (37), quien tenía cuatro hijas con el ahora imputado, Sergio Maciel (40), sobre quien pesaba, además, una orden de restricción de acercamiento a la víctima a raíz de los antecedentes por violencia de género.

Fuentes judiciales informaron que el hecho ocurrió el domingo, alrededor de las 16, en el departamento B16 1° B de un complejo habitacional situado en avenida Dardo Rocha, entre calles 17 y 18, en el barrio CGT de Berazategui, en la zona sur del conurbano, donde Cordary había residido junto a Maciel hasta unos meses atrás.

Una fuente con acceso al expediente indicó que la oficial de Policía vivía actualmente con sus hijas y que desde su separación del padre de ellas lo había denunciado dos veces por "lesiones y amenazas". "En una de esas denuncias, la mujer dijo que el acusado amenazó con matarla si la llegaba a ver con otra pareja", detalló el vocero consultado.

Según las fuentes, el domingo por la tarde, mientras las chicas se encontraban en la casa de su abuela materna, ubicada cerca de la escena del crimen, Cordary fue atacada en el interior de su departamento. Maciel está imputado de haberse presentado en el inmueble y, en medio de una discusión, asesinar a su ex pareja con un cuchillo, tras lo cual abandonó el lugar a bordo de un auto particular, dijeron los informantes.

Los mismos voceros señalaron que fue un compañero de trabajo del acusado quien, luego de recibir un llamado telefónico de éste, se trasladó hasta el departamento y después de forzar la puerta junto a un vecino halló a la mujer apuñalada junto a la entrada, por lo que llamó al 911.

A partir de este alerta, efectivos de la comisaría 1ra. de Berazategui se dirigieron hasta el lugar del hecho donde constataron que Cordary había sido apuñalada, por lo que convocaron a una ambulancia, cuyo personal médico certificó posteriormente que la mujer ya estaba muerta.

En la escena del crimen también se presentó la fiscal de turno Silvia Borrone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 descentralizada de Berazategui, quien dirigió las primeras diligencias de los peritos de la Policía Científica que secuestraron la presunta arma asesina: una cuchilla de cocina, con una hoja ancha, filosa y lisa. Mientras los funcionarios policiales y judiciales se entrevistaban con los testigos, entre ellos las dos hijas mayores de la pareja que habían sido los primeros familiares en arribar al lugar del hecho, recibieron un alerta de que Maciel se acababa de presentar en la seccional de la vecina localidad de El Pato, acompañado de un familiar y "todo ensangrentado", explicó uno de los pesquisas.

Ante esta situación, la fiscal Borrone dispuso la aprehensión del camionero, quien mañana será indagado por el delito de "homicidio calificado por mediar violencia de género". Al parecer, antes de quedar detenido y en presencia de los efectivos, el familiar que acompañaba al acusado refirió que éste había mantenido un incidente con su ex mujer. En ese sentido, las fuentes policiales indicaron que una vez en la mencionada seccional policial, el imputado aludió ser el autor del hecho.

Por su parte, la fiscal Borrone aguardaba para las próximas horas recibir el testimonio del compañero de trabajo de Maciel que recibió el llamado del acusado y después encontró a la víctima ya que en esa comunicación el camionero aparentemente realizó una especie de confesión, añadieron las fuentes. En tanto, el informe preliminar de la autopsia al cuerpo de Cordary indicó que ésta recibió 16 puñaladas en tórax, espalda y dorsales, una de las cuales le perforó el corazón y le causó la muerte por "taponamiento cardíaco".

Además, los médicos forenses detectaron lesiones en ambas manos de la víctima compatibles con signos de defensa.

Respecto a la mecánica del homicidio, los pesquisas creen que la oficial fue atacada por sorpresa -tal vez mientras dormía- ya que, incluso, no alcanzó a defenderse con su arma reglamentaria, la cual quedó intacta sobre la heladera de la cocina.

Fuente: Télam