Un “confidente” de la Policía Bonaerense y un suboficial de la misma fuerza acusados de haber participado del secuestro y crimen de la niña Candela Rodríguez, cometido en agosto de 2011 en Villa Tesei, se negaron a declarar ante el fiscal de la causa.

Se trata de Héctor “El Topo” Moreyra (50) -quien ya había estado preso durante la investigación aunque luego fue liberado por falta de pruebas- y del teniente primero Sergio Fabián Chazarreta (52), que fueron indagados por el fiscal de Morón, Mario Ferrario. Ambos acusados fueron asistidos por abogados particulares y por consejo de estos se negaron a declarar.

Moreyra retirándose de los tribunales de Morón.

Durante las indagatorias, el fiscal Ferrario imputó a Moreyra y Chazarreta como “coautores” de la privación ilegal de la libertad seguida de muerte de Candela (11) en base a nuevos elementos de prueba que surgieron en el juicio que se llevó a cabo el año pasado.

Una de esas pruebas llevó al fiscal a dar por acreditado que la niña fue secuestrada en una Ford EcoSport negra que pertenecía a la concubina de Chazarreta, quien, a su vez, es sobrina de Moreyra. Tras las indagatorias, los dos acusados continuarán en libertad ya que si bien el fiscal solicitó la semana pasada la detención de ambos, el juez de garantías Gustavo Robles no hizo lugar a dicho pedido.

El policía Sergio Chazarreta, otro de los acusados.

La hora de Mameluco

Este martes serán indagados, también como “coautores” de los mismos delitos, el jefe narco Miguel Ángel “Mameluco” Villalba (55) y Néstor Altamirano (59), otro de los que ya estuvo preso por el caso y fue liberado por falta de pruebas.

De acuerdo a la nueva imputación del fiscal Ferrario, Villalba está acusado de liderar la organización criminal que cometió el secuestro y crimen de Candela y que integraron Moreyra, Chazarreta y Altamirano, quien frecuentaba la casa de la calle Kiernan, en Villa Tesei, donde mataron a Candela y residía a la vuelta de la misma. Siempre en base a la acusación de la fiscalía -basada también en el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Morón-, los otros integrantes de esa banda fueron Hugo Bermúdez (60), Leonardo Jara (40) y Fabián Gómez (46).

Los dos primeros fueron condenados a prisión perpetua como “coautores” mientras que el tercero recibió una pena de cuatro años de cárcel como “partícipe secundario”.

Respecto del móvil del secuestro y crimen de Candela, para el fiscal Ferrario se combinaron dos cuestiones, una de ellas, que Villalba se quiso vengar del padre de la niña, Alfredo Rodríguez, porque creyó que este había “dateado” a la Policía Federal para que lo detuvieran 13 días antes de la desaparición de la niña. Y la otra, que la organización criminal buscaba ajustar cuentas con el padre de la víctima -en aquel momento detenido- por una deuda económica.