Después de más de tres años el exchofer del exsubsecretario de Planificación Roberto Baratta, Oscar Centeno, regresó hoy a los tribunales federales de Comodoro Py.

Tuvo que responder a un interrogatorio formulado por el juez Daniel Rafecas por pedido de la justicia española, donde se tramita una causa contra la firma Isolux.

Centeno fue interrogado sobre las entregas de dinero de los entonces funcionarios de la firma Isolux a los exfuncionarios del Ministerio de Planificación Baratta y Julio De Vido, el exministro del área.

Las preguntas que se le hicieron estan relacionadas con las anotaciones que hizo en sus cuadernos y que derivaron en una megacausa judicial aún en trámite. No brindó detalles ni precisiones.

Centeno, que aceptó declarar, dijo que el dinero nunca se contó delante de él, que nunca vio la cara de los ejecutivos de Isolux en la Argentina, que la plata se entregó arriba en las oficinas mientras él estaba abajo en el auto y que todo lo que podía afirmar es lo que estaba en las entradas que escribió en los cuadernos.

Juan Carlos Goycoechea, directivo de Isolux durante los hechos cuestionados por la Justicia, había confesado como imputado colaborador que hizo entregas de dinero a los exfuncionarios kirchneristas.

Rafecas fue sorteado como juez de rogatorias, una figura para facilitar la declaración pedida por los funcionarios judiciales de España, y para controlar la legalidad del acto.

Los cuadernos en los que Centeno registró anotaciones de movimientos, cuando era chofer, De Vido y Baratta supuestamente para recaudar dinero de empresas del rubro de la energía y de la construcción están en el Tribunal Oral Federal 7, el cual salió sorteado para llevar adelante el juicio oral por la megacausa  que involucra a más de 100 imputados.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy