(Imagen ilustrativa)
Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Tres marginales detenidos y un cuarto forajido que logró fugar herido de bala fue el saldo de un cinematográfico raid delictivo, que se registró en la localidad bonaerense de Bernal, en el partido de Quilmes, y que finalizó cuando los marginales pretendieron refugiarse en la peligrosa Villa Itatí. Momentos antes los salvajes individuos le habían robado un automóvil a un jubilado, de 72 años.

Los voceros de los tribunales de Quilmes revelaron que los hechos comenzaron cuando estos peligrosos malvivientes, quienes portaban armas de fuego, redujeron a un indefenso anciano, llamado Mario, de 72 años, a quien le sustrajeron un Peugeot 207 negro, en el que huyeron rápidamente.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, los pesquisas policiales de la comisaría de Bernal (2ª de Quilmes), que patrullaban el vecindario, observaron a dichos asaltantes, que se hallaban en el interior del vehículo con las luces apagadas, en el cruce de Avellaneda y Maipú, oportunidad en la que miraban los movimientos de los habitantes de las diferentes viviendas.

Al verse descubiertos, los hampones emprendieron la huida por las calles de la zona y por este motivo los servidores públicos solicitaron apoyo a otros móviles, quienes de inmediato realizaron un operativo cerrojo para apresar a los sospechosos. Finalmente, en la esquina de Avellaneda y Ayacucho, los policías interceptaron la marcha de los ladrones, quienes empezaron a efectuar disparos contra los integrantes de la institución de seguridad mientras querían llegar hasta los pasillos de la trístemente célebre Villa Itatí.

Como consecuencia de esta agresión, se originó en el lugar un violento intercambio de disparos, ocasión en la que los efectivos de la seccional apresaron a 3 de estos asaltantes, mientras que el cuarto malviviente logró escapar rápidamente a la carrera, aunque se asegura que resultó herido de bala en el infernal tiroteo callejero.

Posteriormente se estableció que los implicados capturados, llamados Lautaro Nicolás, de 21 años, Lucas, de igual edad, y Agustín Kevin, de 19, residían en el interior del famoso asentamiento, que forma parte del denominado Triángulo de Bernal. En poder de los delincuentes se incautó una pistola Bersa 3.80, determinándose, en base a su numeración, que el arma había sido hurtada en 2005 en jurisdicción de la comisaría 1ª de Morón.

Hipótesis

Se cree que los integrantes de la gavilla serían responsables de otros robos consumados recientemente en el sur del conurbano provincial. Intervino en la causa la doctora Ximena Analía Santoro, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 7 del departamento judicial de Quilmes.