Guardacostas y lanchas con personal especializado de Prefectura y un helicóptero buscaron intensamente y lograron hallar con vida, en la madrugada de este domingo, a un hombre que quedó a la deriva cuando se hundió la embarcación en la que navegaba en Olivos.

La emergencia se produjo durante la noche del último sábado, cuando personal de Prefectura recibió una comunicación en la que se indicaba el naufragio de una embarcación a la altura del kilómetro 34 del Canal E. Mitre, por lo que de inmediato se envió personal a la zona, siguiendo protocolos del Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich para una veloz asistencia. 

Cuando los efectivos llegaron al lugar, no divisaron a ninguna persona, por lo que rápidamente se amplió el operativo, para el que se destacaron tres guardacostas, tres lanchas rápidas y el helicóptero PA – 40, con nadadores de rescate, los que comenzaron a recorrer el área.

A las 23:53 se comunicó con la sede de la Prefectura Olivos una señora, la que explicó que había podido establecer contacto vía celular con Julián, su marido, y que este estaba nadando en el río, ya que se había hundido su embarcación.

De inmediato, en una coordinada operación de rescate, se identificaron distintas ubicaciones provenientes del celular del hombre trabajando a contra tiempo, debido a la oscuridad y la baja temperatura del agua.

Finalmente, a la una de la madrugada, personal a bordo de la lancha SR-9207 de Prefectura logró localizarlo y rescatarlo con vida, pero con un cuadro de hipotermia.

El hombre de 41 años, fue trasladado a la sede de la Prefectura Olivos, donde se le dio calor con mantas secas y se le practicaron los primeros auxilios. Posteriormente fue derivado al Hospital local.

El hombre había salido a pescar a bordo de la embarcación "El Yeite" y fondeó (detuvo) su marcha en el kilómetro 34 Canal Emilio Mitre. De pronto, según manifestó el navegante, una embarcación de gran de porte produjo olas que ingresaron agua y, ante el temor de hundirse,  decidió bajar un jet sky con la intención de llegar a la costa. Sin embargo, no pudo ponerlo en marcha y, debido al oleaje y la oscuridad, lo perdió, por lo que quedó a la deriva y decidió nadar.