Martín Alejandro Espiasse Pugh, uno de los prófugos más buscados del país luego de escapar en 2013 de la cárcel de Ezeiza, fue detenido este sábado cuando estaba fuertemente armado en el departamento mendocino de Guaymallén, a unos 15 kilómetros de la capital provincial. 

La captura estuvo a cargo de efectivos de investigaciones de la Policía de Mendoza, quienes lo venían siguiendo desde hace varios días y esperaron a que se trasladara en un auto solo para aprehenderlo en el distrito Los Corralitos. 

Ofrecían medio millón por datos.


En conferencia de prensa, el ministro de Seguridad de Mendoza, Gianni Venier, sostuvo este sábado que "por suerte, no ofreció resistencia, porque hubiese sido una verdadera balacera por el poder de fuego que tenía al momento de ser detenido".

"Llevaba un arma en la mano y con bala en boca", explicó el funcionario, que destacó que se montó "un operativo con nuestra mejor gente, muy bien armada, y gente que sabe trabajar en la calle en este tipo de operaciones".

Por su parte, el jefe de la Policía de Mendoza, Roberto Munives, detalló que conforme con las tareas de inteligencia e investigaciones que se venían desarrollando, tenían el dato certero que hoy podía ser el día de la captura.

"Fue así que se hizo el seguimiento y el encapsulamiento del sujeto, y cuando se vio la oportunidad de hacer la acción concreta del operativo de detención, sin poner en riesgo a terceras personas, se lo apresó con el número suficiente de personal como para que el hombre desistiera de cualquier tipo de resistencia", informó.

Munives detalló que en el momento de la detención, Espiasse Pugh (39) tenía un arma entre sus manos y además, en el vehículo en el que se transportaba, se secuestró una pistola 9 milímetros y otra calibre .45.

Espiasse Pugh, oriundo de Trelew y quien también usaba el nombre de Matías Nicolás Lago González, se había evadido junto a otros 13 internos del Completo Penitenciario Federal I de Ezeiza el 20 de agosto de 2013, luego de cavar un túnel con presunta complicidad penitenciaria.

El 17 de julio de 2012, fue condenado por la Justicia chubutense a prisión perpetua por "homicidio agravado criminis causa", como coautor del asesinato de dos policías -Oscar Cruzado y Pablo Rearte-, cometido el 15 de junio de 2007 durante el robo de 283.000 pesos destinados a recargar un cajero del Ministerio de Economía de Rawson.

Por ese hecho, Espiasse Pugh estuvo prófugo hasta que en octubre de 2010 se descubrió que con su falsa identidad -Lago González-, estaba preso desde hacía tres años en Mendoza por un robo.

Antes de ser detenido por ese hecho, se tiroteó con la Policía y fue herido, pero consiguió escaparse del Hospital Central donde estaba internado, zafó de la custodia policial, corrió esposado y se arrojó al agua en el canal Guaymallén, pero como estaba poco profundo terminó herido y fue recapturado.

En 2009, la Cámara del Crimen número 4 de Mendoza lo condenó a 8 años y 6 meses de prisión por "robo agravado por el uso de arma en concurso ideal con robo agravado en poblado y banda y portación ilegal de arma de guerra".

Luego, en 2015, Espiasse Pugh habría participado del atraco a un camión blindado en el sector de cargas del aeropuerto internacional Arturo Merino Benitez de Santiago de Chile, junto a otros seis delincuentes y también se sospecha que asesinó a su mujer.

El Ministerio de Justicia de la Nación había ofrecido 500.000 pesos de recompensa por su recaptura.

Fuente: Télam