Así detuvieron a Tamara. 

Se llama Tamara, alias “la Simuladora”, y quedó detenida junto a otros integrantes de una banda dedicada a desvalijar a hombres que pensaban que iban a tener una cita con ella. La chica de 23 años está acusada de intervenir en el secuestro y robo de al menos cinco hombres, uno de los cuales murió. Tamara captaba a sus víctimas a través de la red social de levante Badoo.

Luego acordaban un encuentro y los llevaba a un domicilio de Wilde, donde el resto de la banda la esperaba. Ahí los reducían e iban a la casa de la víctima, donde se llevaban todo. Según se determinó en el marco de las diversas investigaciones, la banda habría perpetrado, al menos, cinco hechos ocurridos el 30 de enero, el 11 de mayo, el 11 de junio, el 12 de junio y el 25 de julio de 2016, en uno de los cuales la víctima murió.

La mujer está imputada, al igual que el resto de la banda, en el homicidio seguido de robo de un comerciante de 53 años ocurrido el 13 de junio del año pasado en el barrio de Constitución. La detenida, una mujer de 23 años de edad, era parte de una red criminal que captaba hombres concertando citas falsas a través de la red social Badoo, para luego robarles.

La organización fue desbaratada en el 2016, pero faltaba identificar a la persona más importante: “la simuladora”. La maniobra era utilizar un perfil falso mediante el cual la mujer citaba a las víctimas en un domicilio acondicionado para el encuentro.

Una vez allí, los hombres eran golpeados y amenazados por otros miembros de la banda, hasta obtener las llaves y la dirección de sus domicilios. Así, parte de la banda se dirigía luego a las respectivas casas, intimidando al resto de la familia y ejecutando el robo. Mientras tanto, las víctimas eran obligadas a tomar una serie de pastillas que les provocaban la pérdida del conocimiento y luego eran abandonadas en la vía pública.

El comerciante de 53 años Alejandro Scarzella fue hallado muerto en el baúl de su auto. Sus familiares lo buscaban y habían hecho la respectiva denuncia por su desaparición. El día del crimen, dos hombres de la banda entraron en la medianoche a la casa que la víctima compartía con su madre en Hurlingham.

Allí amenazaron a la señora y se llevaron dinero, computadoras, teléfonos celulares y otros bienes de valor, previo proporcionarle también drogas a la anciana. Unas 48 horas después fue encontrado su hijo, asesinado dentro de su auto, cuando la grúa lo llevó al playón de infractores en Bernardo de Irigoyen y Juan de Garay, Capital Federal.

El informe forense preliminar de la autopsia determinó que Scarzella presentaba “una congestión y edema encefálico difuso”. Luego de meses de investigación, los policías determinaron que Scarzella fue víctima de una banda que engañaba con perfiles falsos en la red social de encuentros.

Fue tras analizar las imágenes recogidas en las cercanías del sitio en el que el auto de la víctima fue abandonado a las 3.30 del 12 de junio. Los videos mostraban la presencia de dos hombres que, luego de dejar estacionado el vehículo, subieron a una camioneta,