Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

Como saldo de una cinematográfica persecución que se registró en el barrio Las Catonas, en el oeste del Gran Buenos Aires, las autoridades policiales lograron detener a un individuo de 43 años, quien era intensamente buscado desde 2014 por haber sido uno de los integrantes de una sanguinaria y peligrosa superbanda, cuyos miembros, al pretender asaltar un camión blindado, asesinaron salvajemente a balazos a un humilde jubilado e hirieron a seis personas, entre ellas tres mujeres que se encontraban embarazadas.

Aquel tremendo suceso había ocurrido en la localidad bonaerense de Moreno y las víctimas se hallaban en la fila de una entidad bancaria al momento de ser agredidas a disparos. Ya suman cinco las personas que fueron capturadas en este expediente. Los voceros de los tribunales de Moreno-General Rodríguez afirmaron que el sujeto, llamado Carlos Oscar, de 43 años, fue apresado mientras se desplazaba a bordo de un Chevrolet Prisma, patente SAA 457 BG, y eludió un control de vehículos que pesquisas policiales de la comisaría del barrio Las Catonas (8ª de Moreno) realizaban en la zona.

De acuerdo con lo manifestado por los informantes, los servidores públicos, a raíz de esa maniobra del conductor del automóvil, comenzaron a seguir al sospechoso por las diversas calles del vecindario. Por dicho motivo, se originó una dramática persecución, la cual finalizó en el cruce de Alexander Graham Bell y Jorge Newbery.

Al ser apresado, Carlos Oscar dijo trabajar como chofer en una agencia de remises, pero después los efectivos de la seccional establecieron que tenía pedido de captura por haber participado en el intento de robo a un transporte de caudales de la firma Prosegur, en el que fue asesinado Francisco Figueroa, jubilado, de 75 años.

El inocente septuagenario había sido alcanzado por un certero proyectil en la región torácica y luego dejó de existir mientras era operado de urgencia por los médicos en el Hospital Mariano y Luciano de la Vega, en Moreno. El resonante hecho, tal como publicamos en su momento y que provocó una enorme consternación en la opinión pública, se produjo a las 8.40 del 20 de enero de 2014, cuando los marginales, a bordo de dos rodados, intentaron apoderarse del dinero del camión de caudales en la puerta de una sucursal del banco Supervielle, que está situada en Nemesio Álvarez al 200, oportunidad en la que mantuvieron un intenso tiroteo con los vigiladores de este blindado, ocasión en la que hubo siete heridos (dos de los custodios y cinco personas que esperaban ingresar a la institución, entre ellos el anciano y tres mujeres, de 22, 35 y 38 años, que se hallaban embarazadas).

Grueso calibre
Se aseguró que los delincuentes portaban fusiles FAL y calibre 223, además de pistolas 9 milímetros, en tanto que testigos revelaron haber escuchado al menos 80 detonaciones de armas de fuego. Intervino en la causa por el intento de asalto al camión blindado el doctor Gabriel Alejandro Lorenzo, fiscal de la Unidad Funcional Nº 4 del departamento judicial de Moreno- General Rodríguez