Cayó la “Doctora Freud”, una médica trucha que se desempeñaba como psiquiatra en varias instituciones. No tenía ningún título universitario, pero esta mujer había logrado falsificar documentación y desempeñarse como tal en varias instituciones, medicando a pacientes psiquiátricos.

La Policía Federal la detuvo en la localidad bonaerense de Haedo. La mujer, argentina y de 54 años, conseguía trabajos temporarios que no exigían tantos requisitos de verificación, y tenía orden de captura a solicitud del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional de Instrucción Nº 49, a cargo de la doctora Ángeles Gómez Maiorano.

La causa se inició a principios de este año, cuando la Fiscalía recibió la denuncia de un centro de medicina privado, que tras recabar información al Ministerio de Salud sobre su plantel médico, fue informado que la mujer, quien se desempeñaba allí como licenciada en psicología, no se hallaba inscripta en ningún registro público.

En base a ello, los detectives de la división contra la Adulteración y Falsificación de Fármacos de PFA realizaron investigaciones para dar con su paradero. Al tener como referencia que esta falsa médica trabajaba bajo la modalidad de contrato temporario en varios centros asistenciales, los investigadores recorrieron diversos establecimientos de atención médica, tanto públicos como privados de la provincia de Buenos Aires y la ciudad Autónoma.

Así, detectaron que la mujer trabajó hasta finales de febrero como psiquiatra en el Cottolengo Don Orione, en la localidad de Claypole, pero actualmente se encontraba con carpeta médica. La dirección de esa institución aportó datos que poseía sobre la imputada. Los federales vigilaron el lugar de la supuesta atención médica donde estaba, y comprobaron que trabajaba allí en la actualidad como psiquiatra y fue detenida.

Se incautaron dos historias clínicas, un listado de pacientes que debían ser atendidos por la detenida, dos recetas médicas confeccionadas por la falsa médica con su sello y firma y un sello donde se la identificaba como tal y otro igual, pero de psiquiatra.