Rosario vivió durante el pasado fin de semana, un clásico entre Newell's y Rosario Central que, pese a la tensión en la previa, transcurrió sin episodios de violencia. Sin embargo, otro partido de fútbol en dicha ciudad santafesina sí terminó mal y con un adolescente de 16 años con un disparo en la pierna derecha.

El violento episodio se registró el domingo por la tarde en el barrio Hostal del Sol, en la cancha ubicada en avenida Pujato y Tarragona, donde se disputaba un partido entre "los Rojos" y "los chaqueños". Testigos aseguran que entre ambos existe una rivalidad más allá de lo deportivo.

En determinado momento del partido, tras una fuerte falta, se desencadenó una discusión que fue subiendo de tono dentro de la cancha entre los jugadores. Y en ese contexto, quienes estaban observando el partido se metieron dentro del campo de juego por lo que el caos copó el lugar.

En medio de la trifulca generalizada, un hombre efectuó al menos 10 disparos, uno de los cuales impactó en la pierna derecha del adolescente identificado como Jeremías. Según los médicos que lo atendieron, el disparo tuvo un orificio de entrada, otro de salida, y provocó una lesión importante que dependerá de su recuperación.

En tanto, el autor del disparo no fue localizado por las autoridades pero Nilda, la mamá del joven, asegura que su hijo sabe quién fue el que disparó. 

Según contó la mujer al diario La Capital: "Tanto Jeremías como sus compañeros de equipo saben quién fue el que realizó los disparos. Yo le dije que no tenga miedo. Por eso vamos a pedirle a la policía que investigue fondo y que castigue como se debe a los culpables de esta locura"

Por último, y a pesar de ser trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, los profesionales se inclinaron por no apurar una intervención quirúrgica y le ordenaron reposo en su casa.