Una pareja de jóvenes de 23 años fue detenida en el barrio de Recoleta, acusados de estafar a un hombre de La Pampa por un millón de pesos. La víctima fue engañada con la modalidad del "cuento del tío", pero de forma virtual, a través de WhatsApp.

Según se desprende de la presentación judicial, el damnificado recibió un mensaje de parte de su abogado, quien le decía que tenía un contacto de confianza que vendía dólares, por lo que aceptó la oferta. Lo que no sabía era que delincuentes le habían clonado la cuenta y estaban haciéndose pasar por el letrado.

La investigación se inició en agosto de 2021 a raíz de una denuncia realizada por el hombre, del que no trascendió su identidad, pero sí que es oriundo de la provincia de La Pampa. Los mensajes habían sido enviados desde la Ciudad de Buenos Aires.

Según trascendió, los acusados hackearon la cuenta del abogado de la víctima y, haciéndose pasar por él, le ofrecieron un contacto que podía venderle dólares. El hombre aceptó. Luego los detenidos lo llamaron desde otro número de teléfono, alegando ser la misma persona, y tras acordar el precio de venta, le ofrecieron concretar la operación por medio de una transferencia bancaria.

Fue así que la víctima realizó el 13 de agosto de 2021 varias transferencias, la primera fue de 356 mil pesos a una cuenta del Banco Nación. Desde otra cuenta hizo seis depósitos más: de 100 mil pesos, y un último de 34 mil en las cuentas de Daifrany Mariñez (23) y Teodoro Istillarte (23), por un total de 890 mil pesos.

Tras realizar los depósitos y no recibir los dólares a cambio, el hombre realizó la denuncia ante la Justicia de La Pampa, y el caso recayó en la Unidad de Delitos Económicos. Luego de un año de investigación, y mediante un entrecruzamiento de datos de los teléfonos celulares y cuentas bancarias, la División Prófugos de la Policía de la Ciudad identificó a los delincuentes, de nacionalidad venezolana, por sus cuentas de Facebook, Instagram y Twitter.

Los acusados se presentaban en las redes sociales como “creadores de contenido”, y posteaban fotos en bares de la ciudad. Ambos residían en CABA, Mariñez vivía en Balvanera y tenía un emprendimiento de venta de donas, mientras que Istillarte trabajaba en un restaurante de Recoleta.

Con toda la información y pruebas recavadas, la Unidad de Delitos Económicos y Delitos Contra la Administración Pública y el Juzgado de Control de la capital pampeana realizaron el pedido de captura.

La mujer fue detenida en la estación Palermo, de la línea de subte D, cuando se quitó el barbijo y pudieron identificarla. En tanto, Istillarte, fue capturado cuando se tomaba un descanso en su trabajo y salió a fumar un cigarrillo. Ambos quedaron a disposición del fiscal Máximo Paulucci, de la Fiscalía General de Santa Rosa, La Pampa.

Ver comentarios