Un joven protagonizó un verdadero día de furia en San Rafael. Luego de una discusión con su esposa, la atropelló y la llevó varias cuadras sobre el capot de su Ford Fiesta.

Sin embargo, su locura no terminó allí: cuando la Policía lo fue a buscar, también intentó chocar con su vehículo al patrullero. Insólitamente, después lo encontraron escondido bajo una cama.

Tras discutir con su mujer, el hombre de 26 años y de apellido Galván subió a su auto y aceleró. Poco le importó que frente al vehículo estuviera su pareja, a la que llevó colgada del capot durante varias cuadras. 

Un llamado a la Policía alertó sobre la situación, por lo que efectivos se dirigieron al lugar y encontraron a la víctima, quien logró desprenderse del auto sin sufrir lesiones de consideración.

El conductor también intentó atropellar a la policía.

Cuando los agentes fueron a buscar a Galván a su casa, lo cruzaron en el camino. Lejos de frenar, el hombre intentó chocar a la patrulla con su vehículo. “Fue necesario realizar una brusca maniobra para eludir al auto del agresor”, indicaron fuentes policiales al diario San Rafael.

Galván no estaba dispuesto a entregarse y logró escapar de la Policía, aunque producto de la gran velocidad con la que transitaba, perdió el dominio del auto y volcó. Cuando la Policía llegó al lugar del accidente, el sospechoso ya no estaba.

Sin embargo, al ir a su domicilio, lo encontraron debajo de una cama y lo detuvieron.