Una calle de tierra que costea las vías del tren, en la localidad de Tapiales, partido de La Matanza, era el lugar elegido por un grupo de jóvenes para "jugar" a los "autitos chocadores". ¿Con qué? Con vehículos que compraban por un valor de alrededor 50 mil pesos, los que reparaban para luego chocarlos entre sí, filmarlo y compartirlo en su canal de YouTube, donde acumulan millones de reproducciones. 

El caso salió a la luz a raíz de que los videos comenzaran a viralizarse por las redes sociales de los vecinos de la localidad.

 

 

Según sostuvieron fuentes judiciales, en diálogo con cronica.com.ar, los jóvenes se reunían a un costado de la vía que tiene la ciudad donde cometían la hazaña que capturaban a través de sus dispositivos.

De acuerdo a los investigadores, los jóvenes invierten entre 40 y 50 mil pesos para comprar autos en mal estado los cuales reparaban en un taller mecánico con el único objetivo de chocarlos.

 

 

Luego los videos eran subidos y monetizados en su canal de YouTube. Aparentemente, esta práctica se realiza a nivel mundial.

Cómo comenzó la investigación

El caso comenzó a ser investigado a partir de la circulación de los videos en los grupos de WhatsApp. Los registros muestran vehículos que colisionan entre sí, en malas condiciones de conservación. 

Así fue que desde la fiscalía se emitió una orden de allanamiento y secuestro. Aunque en un primer momento se creyó que la procedencia de los vehículos podía ser ilícita, luego se comprobó que no era así, y esta posibilidad se descartó.

Algunas partes de los vehículos empleados para generar contenido. 

Aunque había más implicados, solo dos jóvenes de 18 y 26 años quedaron aprehendidos, ya que esos dos eran quienes aparecían en los videos y estaban a cargo del taller mecánico clandestino en donde reparaban los vehículos para hacer las riesgosas maniobras.  

La causa se investiga como "Averiguación de Ilícito y daño", y los dos sujetos que fueron imputados por poner en peligro la integridad física propia como de terceros, ya están en libertad. No obstante, en el lugar se secuestraron dos vehículos, Honda Accord, ambos sin número de motor ni chasis. Los mismos habían sido utilizados en el video.

Además, se incautaron autopartes varias sin numeración, 1 autógena , 1 soldadora y 1 CPU, todo ello sin impedimento legal. No obstante, el taller fue clausurado. En la causa interviene la UFI nro. 13.

Por B. C.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios