"Bajo tratamiento psicológico y psiquiátrico", así será la navidad de Jorge Ríos, el jubilado de 71 años que está procesado por matar a Franco Martín Moreyra, uno de los seis ladrones que el pasado 17 de julio entraron a robar a su vivienda de Quilmes.

Aunque estas celebraciones de fin de año, Jorge estará rodeado del amor que le brinden sus hijos y sus cinco nietos, el jubilado "se encuentra tratando de recuperar su salud", ya que "sufre de estrés postraumático" por todo lo vivido, contó su abogado Marino Cid Aparicio, en diálogo con Crónica web. Además, de que se debe mover con custodia policial debido a las amenazas que recibe de parte de los familiares de los delincuentes. 

De tal manera, el abogado de Jorge Ríos, Marino Cid Aparicio el miércoles pidió el sobreseimiento a su cliente por considerar que se trató de un caso de "defensa privilegiada". La presentación fue efectuada ante el fiscal Ariel Rivas, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 quilmeña, quien en su momento dictó un procesamiento, sin prisión preventiva, por el delito de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego" en perjuicio de Martín "Piolo" Moreyra (26).

"Solicitamos el sobreseímiento en función de las pericias de las dos cámaras de video, que mostraron cuadro por cuadro que no hubo ningún disparo, con lo cual tienen que haber sido dentro de la casa y esa es legítima defensa privilegiada", sostuvo el letrado en diálogo con Crónica web

A su vez, la defensa incorporó un informe del perito de parte Héctor Fernández, licenciado en Criminalística y perito en balística forense, quien analizó los distintos estudios científicos que se llevaron a cabo en el expediente. Para este perito, hubo "una serie de errores técnicos y de valoración" en los procedimientos forenses realizados.

En base a todo lo presentado, ahora es el fiscal quien debe determinar "si acepta el criterio de la defensa o si dice que no", explicó Aparicio. "En tal caso tendrá que requerir la elevación a juicio con las pruebas que tiene, que es ninguna", agregó. 

El caso:

El hecho ocurrió la madrugada del 17 de julio pasado, cuando cinco delincuentes ingresaron a robar a la casa de Ríos en la calle Ayolas al 2700, en Quilmes Oeste. Según la investigación, el hombre fue sorprendido mientras dormía, golpeado e intimidado con un destornillador por los asaltantes, por lo que extrajo una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros y les efectuó varios disparos con los que los hizo huir. Minutos después, Moreyra fue hallado muerto de dos balazos sobre la calle General Acha, a la vuelta de la esquina del domicilio del herrero.

Por el hecho, fueron detenidos e imputados los cuatro supuestos cómplices de Moreyra, identificados como David Ezequiel Córdoba (25), Cristian Chara (23), Martín Ariel Salto (27) y Claudio "El Enano" Dahmer (27).