Decenas de familiares y amigos de Fernando Báez Sosa, el joven de 19 años que fue asesinado a golpes el sábado último frente a un boliche de la localidad bonaerense de Villa Gesell, participaron de la inhumación de sus restos en el cementerio de la Chacarita.

En medio de un clima de profundo dolor, los padres de Báez Sosa estuvieron acompañados desde la mañana por la novia de Fernando y decenas de familiares y amigos que concurrieron a la sala de la Avenida La Plata al 900, en el barrio de Caballito, donde se desarrollaba desde este domingo el velatorio.

Cerca de las 9 de la mañana, el cortejo fúnebre partió de la sala velatoria hacia el Colegio Marianista, ubicado en la Avenida Rivadavia y Víctor Martínez, en Caballito, donde Fernando cursó sus estudios secundarios. Allí, se realizó una misa en la que estuvieron presente decenas de amigos, compañeros de colegio de la víctima, docentes y autoridades del colegio.

Luego, pasadas las 10.30 el cortejo siguió camino hacia el cementerio de Chacarita acompañado por un micro escolar en que se hallaban los amigos del joven.