Un preso con prisión domiciliaria y tobillera, circulaba en una moto robada y mató a un ciclista en un choque en Berazategui.

Un preso con tobillera electrónica y que debía estar en su casa con prisión domiciliaria, atropelló y mató a un ciclista de 22 años cuando circulaba en una moto robada, en la localidad bonaerense de Berazategui, informaron fuentes policiales.

Si bien trascendió hoy, el hecho ocurrió el sábado último en la avenida Mitre y calle 39 de Berazategui, donde personal policial arribó por un llamado al 911 por un accidente de tránsito.

En el lugar se había producido un choque entre una moto marca Honda CG Titán, conducida por un joven identificado como Jonatan Ariel Claudio Flores, y un ciclista llamado Ignacio Martínez (22), que falleció tendido en una de las rampas para discapacitados de la esquina donde se produjo el choque.

Las fuentes detallaron que la rueda trasera de la bicicleta quedó retorcida por el impacto, mientras que las moto terminó incrustada en la persiana de un taller mecánico ubicado en la esquina.

Cuando los policías y médicos que arribaron al lugar revisaron a Flores, quien quedó lesionado por el accidente, advirtieron que tenía en su pierna izquierda una tobillera electrónica y determinaron que se trataba de un imputado con rastreo satelital que estaba a disposición de un tribunal oral de Quilmes en una causa por robo y debería haber estado en prisión domiciliaria. Al cabo de unas horas, la policía también determinó que la moto Honda que conducía, patente A038JFN, era robada y tenía pedido de secuestro.

En el caso intervino la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 descentralizada de Berazategui, que dispuso que Flores permanezca detenido con custodia policial en el Hospital Evita Pueblo de Berazategui, donde fue internado por sus lesiones. La fiscalía le imputa el homicidio culposo y el hurto de la moto, según confiaron las fuentes consultadas.

Noemí, la madre de Martínez, pidió "justicia" y contó al canal C5N que su hijo era padre de un niño de 4 años y una nena de 1 y que "trabajaba para ellos y vivía el día a día para poder criarlos". Por su parte, 
Enrique, tío de la víctima, se quejó de que "ninguna autoridad se acercó a dar explicaciones" y manifestó su temor de que "tarde o temprano" el responsable de la muerte de su sobrino "va a salir de vuelta".