Matías Terrón hacía cuatro días se había enterado que sería papá por primera vez. Sin embargo, nunca llegaría a conocer a su hijo: el 22 de junio de 2016, dos hombres intentaron secuestrarlo en Sarandí. Matías trató de huir pero fue asesinado por la espalda.

Por el crimen, fueron a juicio Esteban y David De Luca, hermanos que llegaron condenados por "homicidio criminis causa, robo agravado y daños". Ayer, ambos fueron condenados aunque no se conoció la pena impuesta por el tribunal. El fiscal Héctor Toneguzzo y la abogada querellante Marina Pirro reclamaron una pena de prisión perpetua.

Sin embargo, recién el 22 de agosto se conocerán los fundamentos de la condena según indicó el Tribunal Oral en lo Criminal N° 7 de Lomas de Zamora, integrado por Roberto Lugones, Roberto Conti y Beatriz López Moyano.

Matías recibió dos disparos de una pistola calibre 40. Tenía las manos atadas en su espalda, y corrió apenas 30 metros cuando sus captores se descuidaron. Los hermanos De Luca y la víctima estaban en una casa deshabitada que la familia tenía en Sarandí: hasta allí los había guiado Matías para no llevarlos al domicilio donde su mujer embarazada lo esperaba.