Cuatro hombres fueron condenados en un juicio oral a penas de entre 5 y 12 años de prisión por el secuestro extorsivo del padre del futbolista Carlos Tevez, a quien capturaron en el partido de Morón el 29 de julio del 2014 y liberaron horas después en Ciudadela tras el pago de 400 mil pesos como rescate.

El fallo fue dictado por el Tribunal Oral Federal 4 de San Martín que, además del secuestro de Segundo Raymundo Tevez, condenó a los cuatro imputados por otro secuestro extorsivo de un joven y un robo agravado de un hombre, su esposa, su hijo y su madre, a quienes mantuvieron cautivos en un auto varias horas hasta que los liberaron.

Los condenados fueron Jonatan Romero, quien recibió una pena de 12 años de prisión; Carlos Sebastián Zapata y Sergio Ramón Lugo, a 10 años de cárcel; y Juan Carlos Baeza Portillo, a una pena de 5 años y tres meses de prisión, todos ellos acusados de ser coautores de los delitos de robo agravado por haberse cometido en poblado y en banda, privación ilegal de la libertad agravada y secuestro extorsivo agravado por haberse cometido por más de tres personas y haberse cobrado rescate.

En el mismo fallo, los jueces Daniel Petrone, Alejandro De Córvez y Marcelo Díaz Cabral absolvieron a otros dos hombres, llamados Valentín Barrios y Ramón Chazarreta, quienes también habían llegado a debate oral acusados de formar parte de la misma banda que cometió todos los hechos.

Durante los alegatos, el fiscal federal Carlos Cearras había solicitado que Romero sea condenado a 15 años de prisión; Baeza Portillo a 11 años; Lugo, Zapata y Chazarreta a 10 años; y pidió la absolución para Barrios por el beneficio de la duda.

Según se determinó en el debate, el primero de los episodios ocurrió cerca de las 20 del 27 de julio de 2014, cuando un hombre que conducía por la Autopista del Oeste un Volskwagen Passat y estaba acompañado por su esposa, su hijo y su madre, fue sorprendido por otro vehículo del que descendieron varios hombres armados y lo obligaron a pasarse al asiento trasero.

Los delincuentes mantuvieron cautivas a sus cuatro víctimas, pero liberaron a tres de ellas y se quedaron sólo con el dueño del auto, a quien finalmente también dejaron en libertad en cercanías del local bailable “Pinar de Rocha”, en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, tras robarle su billetera, dos teléfonos celulares, una tablet y el vehículo Volskwagen.

Con ese mismo auto, los delincuentes secuestraron el 29 de julio de ese mismo año al padre del actual futbolista del Shanghai Shenhua, de China, a quien capturaron cerca de las 8.30 de esa mañana cuando circulaba a bordo de su camioneta Dodge Journey en la Autopista del Oeste, a la altura del partido de Morón.

Los captores le robaron a su víctima su camioneta, su teléfono celular, su alianza, un reloj y una mochila con 20 mil pesos y lo liberaron en el Puente Vélez de la misma autopista. 

Pero en ese momento, los secuestradores advirtieron que acababan de liberar al padre del jugador de fútbol, por lo que volvieron a capturarlo y comenzaron a negociar con uno de sus hijos la entrega de 2 millones de pesos, aunque finalmente aceptaron un rescate de 400 mil pesos en la Avenida General Paz.

Finalmente, Tevez padre fue liberado sano y salvo cerca de la localidad bonaerense de Ciudadela.

El último hecho que llegó a juicio oral ocurrió el 6 de agosto de 2014, cuando varios delincuentes interceptaron a un joven que circulaba en un Volskwagen Vento en la zona oeste del conurbano, lo secuestraron y lo liberaron horas después tras el pago de 5 mil dólares, 60 mil pesos, joyas, un reloj y otros elementos de valor.