El pasado domingo un colectivo que circulaba con seis pasajeros en la ciudad de Córdoba fue embestido por un coche a la altura del puente Maldonado, rompió una baranda y terminó cayendo al Río Suquía, en un episodio que de milagro no terminó en tragedia.

Por este episodio, se le realizó un test de alcoholemia al conductor del auto protagonista del choque, un Chevrolet Onix, cuyo resultado arrojó que tenía 1.17 de alcohol por litro de sangre, casi tres veces más de lo permitido.

El conductor del vehículo se llama Wilson Gustavo Rivero Chávez, tiene 37 años y se encuentra  detenido en el Establecimiento Penitenciario Nº 9 por orden del fiscal Tomás Casas, quien lo imputó por “lesiones culposas reiteradas”.

 

 

Sin embargo, la carátula podría cambiar ya que la figura penal podría agravarse después de que se le tome declaración la próxima semana.

La secuencia quedó registrada por las cámaras de vigilancia del 911. Trabajaron en el lugar un servicio de emergencias y personal de bomberos para asistir a las personas y retirar el vehículo del cauce del río. 

Como consecuencia del siniestro, cuatro de los pasajeros fueron dados de alta casi inmediatamente mientras que la chofer y otras dos personas que se hallaban dentro del micro fueron dejados en observación por la presencia de politraumatismos más severos.

 

 

Uno de los pasajeros del colectivo que sufrió el choque expresó que se quedó "sin aire" al momento de producirse la caída a raíz de un fuerte golpe en el estómago y pensó que se "moría"

"Cuando cae (la unidad) mi cuerpo se va para adelante y choca mi panza con el asiento de adelante, entonces me quedé sin aire. Los vidrios se rompían lento y la gente que estaba sentada voló al suelo. Tuve miedo cuando me quedé sin aire, pensé que me moría", explicó el usuario de esta línea.

Ver comentarios