La odontóloga Silvia Maddalena, quien fue hallada asesinada el sábado último en su consultorio de la ciudad cordobesa de Alta Gracia, fue abusada sexualmente y asfixiada, según los resultados de la autopsia que dio a conocer hoy el fiscal del caso, quien además dijo que hay un sospechoso al que se le extrajeron muestras para realizar un ADN.

En una conferencia de prensa que brindó esta mañana, el fiscal a cargo de la causa, Alejandro Peralta Ottonello, detalló que de acuerdo a la evidencia obtenida hasta el momento Maddalena (37) fue asesinada entre las 20 del viernes y las primeras horas del sábado último, y que la causa de la muerte fue "asfixia mecánica manual".

"Tratamos aún de determinar si esa asfixia mecánica fue con alguna toalla, bata, algún elemento propio de los que utilizan los odontólogos o simplemente con la mano”, dijo el funcionario judicial.

Peralta Ottonello confirmó que además "hay evidencia de que fue abusada sexualmente" y al respecto informó que, en base a los testimonios de los familiares de la víctima, se allanó la vivienda de un hombre, al que se le tomó una muestra de hisopado bucal para un cotejo de ADN.

Esa persona, añadió el fiscal, no está procesada ni detenida y su incursión en la causa surge de presuntas conductas de acoso hacia la odontóloga, de quien era paciente.

Peralta Ottonello agregó que el cuerpo de la víctima presentaba algunas lesiones menores, por lo que se estima que trató de defenderse de su agresor que, según la pesquisa, habría sido uno solo.

En tanto, en diálogo con el canal TN, el representante del Ministerio Público agregó que existen otros datos ya incorporados al expediente que indican que la odontóloga atendió hasta las 19.50 del viernes a una paciente menor de edad que fue con su madre, y que ese solía ser el último horario de turno que daba.

El fiscal dijo que, por testimonios obtenidos y por el relevamiento realizado en el consultorio donde fue asesinada, Maddalena era muy cauta en lo referente a las medidas de seguridad.

"La doctora tenia una modalidad determinada, utilizaba muchas precauciones antes de permitir los ingresos a su consultorio. Por ejemplo, tenía un portero con cámara visora, con el que podía registrar a las personas que tocaban el timbre y, de acuerdo a eso, las dejaba ingresar o no", dijo Peralta Ottonello.

El fiscal acaró que si bien esas imágenes se registran no se graban, motivo por el cual no pudo identificarse el rostro del agresor.

Sobre el atacante, dijo que en base a esas evidencias inicialmente pensó que se trataba de un conocido o de un paciente -lo que aún no descarta- aunque también pudo haberse tratado de alguien sin vínculo con la víctima que aprovechó un momento que ella salió del consultorio para ingresar al edificio.

"Se ha logrado establecer que hay alguna circunstancia puntual por la cual ella podría haber egresado del consultorio circunstancialmente y eso nos da la posibilidad cierta de que ese momento haya sido aprovechado por un tercero ajeno a ella para ingresar”, expresó.

El cadáver de Maddalena fue encontrado el pasado sábado por su padre cuando fue a su consultorio situado e. avenida Del Libertador al 1000 preocupado porque no atendía su. llamados telefónicos.

Fuente: Télam