La Policía de la Ciudad secuestró 3.500 accesorios de telefonía de contrabando, por valor de un millón de pesos, de una galería de Once que se encontraba clausurada por haber sido utilizada para la venta de celulares robados.

Por el hecho, tres hombres, un argentino de 50 años, y dos de nacionalidad peruana, de 41 y 28, quedaron imputados en la causa.

Según informaron fuentes policiales a cronica.com.ar oficiales de la Brigada de la Comisaría Comunal 3 de la Policía de la Ciudad realizaba tareas preventivas alrededor de una galería ubicada en la avenida Corrientes al 2300, que se encontraba clausurada por venta de celulares robados y blanqueo de los equipos, y vieron a dos hombres que sacaban gran cantidad de artículos de telefonía y los cargaban en una camioneta.

Ante ello, personal solicitó la presencia de la Dirección General de Aduanas, para la valuación de la mercadería incautada, que osciló el millón de pesos.

Realizada la consulta, el Juzgado en lo Penal Económico Federal 10, a cargo del Dr. Rafael Francisco Caputo, secretaría 19, dispuso la notificación de los imputados y el secuestro de la mercadería.

Elementos secuestrados por la Policía.
Así fue el recuento de la mercadería ingresada de contrabando.
Otra postal de las pruebas recavadas por la fuerza porteña.
Todo estaba oculto en una galería clausurada.