Familiares y amigos de la joven médica tucumana que murió en el cerro San Javier al caer de más de 100 metros de altura mientras realizaba un vuelo en parapente, marcharán esta noche para exigir justicia y que se esclarezca el caso. 

“Queremos que la justicia accione de manera eficaz con respecto al caso y a las regulaciones del deporte para que no ocurra un accidente nunca más”, expresaron amigos y familiares de las víctimas a través de mensajes difundidos por las redes sociales.

La concentración será a las 20 en las puertas del Ente Tucumán Turismo, ubicado en el centro de la capital tucumana, ya que el organismo promociona los vuelos biplaza como un servicio turístico.

La única consigna es llevar una vela para exigir justicia para Nati, indica la publicación.

Juan José Vargas, padre de la joven fallecida dijo a Télam “lo que más de duele es ver cómo a los pocos días del accidente de mi hija, Loma Bola, lugar desde donde despegó la médica en parapente, volvió a reactivar sus actividades como si no hubiera pasado nada, cuando murió una persona producto de la falta de medidas de seguridad”.

El hecho ocurrió el viernes 29 de diciembre a las 16, cuando Natalia Vargas y un grupo de amigos decidieron volar en parapente en el cerro San Javier. 

Minutos después de haber iniciado el vuelo, la joven cayó desde unos 120 metros de altura y su cuerpo fue encontrado tras varias horas de búsqueda en medio de la vegetación y a unos 200 metros de la pista de despegue en Loma Bola, en el cerro San Javier, a 6,7 kilómetros de la capital tucumana.

Natalia era oriunda de la ciudad de Concepción y vivía hace tres años en Alemania, donde realizaba una residencia médica. Había viajado a la provincia para pasar las fiestas con su familia.

Fuente: Télam