Guillermo Morán tenía 80 años, era jubilado y conocido por los vecinos en el barrio Cáceres, en la ciudad de Córdoba.

El pasado sábado fue atacado por dos mujeres que lo vieron en la puerta de su casa y le pidieron un vaso con agua. Cuando entró a buscarlo, lo apuñalaron para robarle, entre otras cosas, una garrafa.

El anciano murió el pasado lunes en un hospital a causa de las heridas sufridas en el pecho.

Morán es el cuarto adulto mayor asesinado en una semana en Córdoba. Todos fueron víctimas de asaltos en sus domicilios.

El 31 de enero, una pareja de jubilados fue asesinada a puñaladas en su casa de barrio Mariano Fragueiro aparentemente por un familiar

Ángela Castañares, de 80 años, y su esposo, Mariano Tornatore, de 83, fueron apuñalados para robarles dinero y joyas.

Según fuentes policiales, el doble crimen habría sido cometido por la expareja de una nieta de las víctimas, quien quedó detenido.

Un día después, Santos Daniel Salguero, de 73 años, fue estrangulado por una pareja que le robó algunas pertenencias de la casa y su auto.

La policía cordobesa detuvo por el homicidio a Genoveva Fernández, de 33 años, y Máximo Elías Barrios, de 29.

En 2020 por lo menos seis adultos mayores fueron asesinados en asaltos domiciliarios cometidos en la provincia.